Cristina fue al grano: renunció el jefe del gabinete argentino

EN UNA CARTA de renuncia dirigida a la mandataria, difundida por los medios locales, Fernández justificó su decisión asegurando que «la certeza de que se abre una nueva instancia en su gobierno, en la cual usted pueda contar con un nuevo elenco de colaboradores para enfrentar la etapa, me impulsa a poner en su consideración mi renuncia con el sano propósito de facilitarle la selección de sus equipos de trabajo».
Fernández ejercía ese cargo desde mayo de 2003, cuando había asumido la presidencia Néstor Kirchner, esposo de la actual mandataria.
En su reemplazo fue designado Sergio Massa, alcalde del municipio de Tigre, en la provincia de Buenos Aires, y ex director de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses).
«Yo tengo una responsabilidad a partir de ahora que me ha encomendado la presidenta que tiene que ver con trabajar muy fuerte al lado de los gobernadores, altado de los senadores, al lado de los intendentes a los efectos de que entre todos, podamos seguir contribuyendo al proceso de crecimiento y desarrollo de la Argentina», dijo Massa a los periodistas que lo aguardaban
a la salida de la alcaldía de Tigre. «Esa va a ser mi tarea a partir de mañana» (hoy), cuando asuma formalmente el cargo, agregó.
Massa de 36 años, mantiene desde hace varios años una estrecha relación con el matrimonio Kirchner.
En 2002, el entonces presidente Eduardo Duhalde lo nombró director ejecutivo de la Anses, cargo en el que continuó durante el mandato de Kirchner. En 2005 fue electo diputado nacional pero renunció a su banca para seguir frente al organismo. En octubre fue elegido alcalde de Tigre, municipio ubicado al norte de la capital.
La renuncia de Fernández se sumó a la del secretario de Agricultura Javier De Urquiza.
En lugar de De Urquiza asumió Carlos Cheppi, un ingeniero agrónomo muy respetado por las organizaciones rurales que se desempeñaba como presidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (hita).
Lúcumo Miguens, presidente de la Sociedad Rural Argentina -una de las organizaciones que lideró la protesta agropecuaria- atribuyó la salida del jefe de gabinete a su fracaso en resolver el conflicto, que significó para la mandataria un fuerte descenso en su popularidad.
«Alberto Fernández ha sido nuestro interlocutor a lo largo de estos últimos meses y lamentablemente no tuvimos los resultados positivos que hubiéramos deseado en nuestra posibilidad de encuentros con él», dijo Miguens a radio América.
Desde que la semana pasada el Senado rechazó el proyecto del Ejecutivo opositores y oficialistas han reclamado a la presidenta un cambio en el gabinete.