Cristina Kirchner estrena la candidatura en España

Si bien la senadora llegó ayer a Madrid, su primera actividad oficial está prevista para hoy: se reunirá y almorzará con la pareja real, con quienes podría llegar a hablar sobre el estado de la gestión de «facilitación» del diálogo que Juan Carlos I viene realizando -por intermedio de su representante, el diplomático Antonio Yáñez Barnuevo-, en el conflicto que Argentina mantiene con Uruguay por la instalación de la planta de Botnia en Fray Bentos.

Sin embargo, la fotografía con el Rey de España parece ser principal objetivo de la gira, según coinciden los analistas en una visita que encaja dentro de su estrategia de campaña.

España es apenas el inicio de una gira internacional de Cristina Fernández de Kirchner que se propone convencer a políticos y empresarios extranjeros que está más próxima al modelo estadounidense de su admirada Hillary Clinton, que al estilo confrontativo del presidente venezolano Hugo Chávez.

Sus opositores argentinos, en tanto, cada vez aparecen más lejos de construir una alianza electoral que descuente la sideral ventaja que mantiene el oficialismo en todas las encuestas.

El segundo escenario internacional será México, como acompañante de su esposo, que entre el 30 y 31 de julio cumplirá una gira oficial por ese país.

La esposa de Kirchner se entrevistará el lunes con el Rey Juan Carlos y la Reina Sofía en la residencia de verano que los monarcas españoles poseen en Mallorca y el martes será recibida por el presidente José Luis Zapatero, en el Palacio de la Moncloa, Madrid.

Durante la gira también se reunirá con Mariano Rajoy, presidente del Partido Popular en la oposición y rendirá homenaje a los víctimas del atentado terrorista del 11 de marzo de 2004 en la estación de Atocha.

La gira incluye una reunión de la candidata con los mismos empresarios españoles que su marido maltrató en 2003 y a los que intentará convencer que su gobierno será «diferente» por lo menos en estilo y modales, aunque garantizará la continuidad del modelo económico.

SINDICATOS. La actitud «diferente» de la candidata, aún dentro de la continuidad kirchnerista, se expresa en la intención de Cristina Fernández de buscar nuevos aliados dentro del sindicalismo argentino, una de las columnas vertebrales del movimiento peronista desde 1945.

La candidata en la intimidad promete desligarse de los caciques sindicales que suelen utilizar la violencia para dirimir sus internas.

La dirigencia sindical a su vez ha expresado un tibio apoyo a la candidata oficialista y esas expresiones han surgido como iniciativas individuales, más que por decisiones orgánicas.

Cristina Fernández mantiene una ventaja de casi 30 puntos -coinciden todas las encuestas- para las elecciones del 28 de octubre, esencialmente por la fragmentación de la oposición.

El ex ministro de Economía Roberto Lavagna (abril 2002-noviembre 2005) lanzó el sábado su candidatura con duras críticas contra el matrimonio Kirchner, pero también distanciándose de algunos referentes opositores, como Ricardo López Murphy y a la vez, negó que estuviera buscando el apoyo de Mauricio Macri.