Cristina, Lula y Chávez, juntos en Buenos Aires

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, se reunirá hoy en Buenos Aires con sus pares de Venezuela, Hugo Chávez, y Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, quien llegó anoche acompañado por empresarios para anunciar inversiones y debatir las disidencias ante la Organización Mundial de Comercio (OMC).
Argentina y Brasil distanciaron sus posiciones en las recientemente fracasadas negociaciones de la Ronda de Doha para liberalizar el comercio internacional y ahora buscarán recomponer los lazos para dar un nuevo impulso al Mercosur, en el que Venezuela está en proceso de adhesión plena.

Brasil respaldó durante la reunión de la OMC en Ginebra una propuesta de apertura comercial que fue rechazada por Argentina, que apoyó la posición de China e India. El asesor internacional de Lula, Marco Aurelio García, consideró “una situación superada” el tema y afirmó que “Argentina, Brasil y el Mercosur en general tendrán que imaginar una nueva estrategia internacional”. “Debemos volver, mediante una discusión colectiva, a temas que fueron abandonados hace algunos años como las negociaciones con Estados Unidos y la Unión Europea”, declaró García en una entrevista que publicó ayer el diario Clarín.

La presidenta Fernández admitió el sábado en su primera conferencia de prensa las diferencias que hubo con Brasil en la OMC pero insistió en la necesidad de impulsar la integración. “La integración con Brasil es una necesidad”, aseguró. “También es importante la presencia del presidente Chávez, porque Venezuela debe ingresar plenamente al Mercosur para cerrar la ecuación de industria, alimentos y energía en Sudamérica”, afirmó.

La visita de Lula fue pactada tiempo atrás y la semana pasada Chávez anunció su viaje a Buenos Aires, por lo que no se descarta una reunión trilateral. Fuentes diplomáticas dejaron entrever cierta molestia en el gobierno brasileño por la presencia del presidente venezolano en Argentina, que podría opacar la visita de Lula. Chávez afirmó desde Caracas que se unirá a las deliberaciones de los mandatarios de Argentina y Brasil. Fuentes brasileñas manifestaron que el encuentro de los tres jefes de Estado aún no figura en la agenda oficial de Lula, aunque no descartaron que se pueda incluir en las próximas horas, mientras portavoces del gobierno argentino ratificaron la “minicumbre”.

La misión brasileña llega con una agenda cargada de problemas en torno del comercio bilateral. Brasilia planteará las dificultades que generan los subsidios que paga el gobierno argentino a la producción industrial de alimentos y que descoloca a la producción en otros países de la unión aduanera.

También planteará los problemas para exportar que tienen las empresas brasileñas que operan en la Argentina, en especial, en el sector frigorífico y en la producción de hidrocarburos.

Existe en tanto malestar por las restricciones a las exportaciones de granos y carne argentinas, aunque la reciente liberación de la venta de trigo a Brasil, por casi 900.000 toneladas, parece ir en el sentido de asegurar el suministro del cereal a los molinos brasileños.

El brasileño arribó anoche y estaba previsto que ofreciera una cena a Fernández y su esposo, el ex presidente Néstor Kirchner. Los mandatarios buscarán dar un nuevo impulso al Mercosur. Hoy será el protagonista del seminario “Argentina-Brasil: Una alianza productiva clave”, en el marco del Encuentro Empresario Binacional para el Desarrollo de Estrategias de Cooperación y Articulación Productiva. (AFP, DPA y EFE)