Cruce de reproches en el debate

El debate del lunes por la noche, organizado por la cadena de televisión CNN y el «Caucus Negro», se celebró en Carolina del Sur, estado en el que se disputarán el próximo sábado las primarias demócratas. Después de tocar los desafíos que afronta la primera economía mundial, el debate cambió rápidamente de dirección y tono.

Entre aplausos y protestas del público, según qué candidato hablaba, Clinton y Obama se lanzaron acusaciones mutuas sobre temas como la guerra en Irak, declaraciones de ambos en el pasado y el comportamiento de Bill Clinton en la campaña electoral.

Cuando Obama trató de defender sus declaraciones recientes sobre las ideas republicanas y Ronald Reagan, Clinton lo interrumpió para decirle que ella nunca criticó sus observaciones sobre Reagan.

-Yo no dije eso-, dijo Hillary Clinton.

-Su esposo lo hizo-, contestó Obama, que ha acusado al ex presidente de tergiversar sus posiciones.

-Yo estoy aquí, él no-, replicó ella con dureza.

«Hubo una serie de afirmaciones de Hillary y de su marido que no se corresponden con la verdad. Creo que lo que busca ahora la gente es alguien que resuelva los problemas y no alguien que recurra a la misma política típica que hemos visto en Washington», alegó Obama.

Clinton contraatacó diciéndole que cree que su historial y lo que diga «sí debería importar». A juicio de la senadora por Nueva York, Obama, «en cuanto dice algo, inmediatamente después rectifica y dice que lo que quería decir era otra cosa».

En este punto, Clinton recordó que Obama, que se opuso a la intervención de Estados Unidos en Irak, votó a favor de financiar la guerra y dijo que apoyaba al presidente George W. Bush. Después quitó su discurso de su página web, según la senadora. También le echó en cara que en varios temas esenciales no se pronunció sobre su postura al votar únicamente «presente», una crítica que apoyó Edwards.

«Creo que es importante que te mojes (a la hora de votar en el Senado)», dijo Edwards.

«Nunca se responsabiliza de ningún voto suyo, no se pronuncia», se quejó Clinton.

En otro punto, Clinton dijo que varias ideas de Obama eran «malas» y le preguntó cómo piensa financiar «todos los programas sociales que proponemos los demócratas en esta campaña, ya que «no consta en ningún sitio».

Obama acusó a la ex primera dama de no jugar limpio en la campaña y de decir cualquier cosa para ser elegida.

Los dos candidatos acapararon la conversación por lo que Edwards pidió una distribución igualitaria del tiempo.

«¿Hay tres personas en este debate o sólo dos?», preguntó.

Edwards intentó destacar en el debate criticando que tanto Clinton como Obama apoyaron el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Perú, aprobado recientemente. «Carolina del Sur se ha visto perjudicado por el Nafta (acuerdo comercial ente Canadá, Estados Unidos y México) y otros tratados comerciales» afirmó. Obama le criticó por su parte por haber votado a favor de relaciones comerciales permanentes con China y a Clinton por haber dicho que el Nafta ha sido una gran ayuda para la economía.

La interna demócrata arde, a solo 10 días del «supermartes».