CUAPROSE apoya ley de Seguros

El empresario sostuvo asimismo que se opera en un mercado asegurador solvente, confiable, que crece y goza de buena salud ¿Qué comportamiento exhibe el mercado asegurador en materia de suscripciones y de renovaciones? El mercado se mantiene fluido. Se registra una particularidad, la actividad no ha decaído en los meses de verano, y esto en bueno. Creo que este escenario existe en todas las áreas del quehacer de Uruguay. Como siempre decimos, el mercado asegurador suele ser un reflejo bastante preciso de lo que acontece económicamente en el país. Se mantiene una buena venta de coches cero kilómetro por lo que el aumento del parque automotor evidencia claramente la demanda de más seguros. Además, se están comercializando muy bien los seguros que cubren la producción, como el sector agrícola. Y ni que hablar del impulso de las inversiones en la industria de la construcción. Sin embargo, se empieza a sentir un enlentecimiento en algunos sectores asociados a las exportaciones hacia la República Argentina. 

¿El proceso expansivo de los seguros se ha instalado desde hace varios años en la plaza uruguaya? Efectivamente. Y lo más importante es que se trabaja en un mercado que goza de buena salud. Es sano por la solvencia de las compañías de seguros que operan en plaza y por el nivel de competitividad y de calidad que existe en las áreas de servicios y de asesoramiento. Esto determina que el asegurado tenga muy buenas opciones en materia de coberturas, de la mano de un asesor profesional independiente. 

Una muestra de los altos niveles de competitividad que existen en el mercado son los servicios asociados a las coberturas totales de automóviles, que hace 15 o 20 años eran impensables, como el auxilio en materia de mecánica ligera. Otro servicio que caracteriza el mercado uruguayo es la asistencia al lugar del siniestro para recabar los correspondientes datos. Quienes a veces viajan al exterior y les ocurre un percance se sienten en alguna medida desamparados porque los referidos servicios no son práctica habitual en los países vecinos. Esta fortaleza, no puede ser atribuible a una escala de país, sino a una fuerte voluntad de servicio que existe en el mercado uruguayo. Se trata, entonces, de un valor que ha perfeccionado todo el proceso de denuncia de siniestros. 

Tomar las pruebas en forma inmediata es siempre un resguardo para el asegurado y para las aseguradoras. ¿Qué escenario presenta CUAPROSE en materia de procesos de gestión? Nuestra Cámara mantiene un crecimiento sostenido. Seguimos recibiendo propuestas de integración a nuestro padrón social. Por ejemplo, socios que invitan a reconocidos colegas del mercado a que se incorporen a nuestra gremial, hecho que nos gratifica. La dinámica es sostenida porque mantenemos reuniones periódicas con las compañías de seguros, al punto que ya se elaboró un calendario de actividades para todo el año. Es una acción que reporta muchos beneficios a la Cámara y sus socios, y a las compañías. Se ha constituido un fructifero espacio de diálogo, de intercambio de ideas. 

Quince días antes de una reunión con determinada compañía informamos a los socios, vía correo electrónico, sobre la actividad prevista con el objetivo de recibir propuestas, inquietudes o problemas. La comisión directiva selecciona entonces cinco o seis puntos planteados por los socios, los cuales son enviados a la compañía. De esta manera, se genera una agenda, más allá de que la reunión esté abierta al tratamiento de otra temática. 

Este es un trabajo que da resultados muy favorables. ¿Qué posición sustenta CUAPROSE respecto al proyecto de ley de Seguros? La Cámara siempre ha apoyado la vigencia de una ley de Seguros. Ha expresado su opinión favorable al tema. En línea con esta filosofía estamos atentos a participar y a contribuir a que en un futuro cercano exista una normativa legal en el mercado asegurador uruguayo. Como ha sido anunciado y presentado en el reciente congreso de AIDA hay un anteproyecto de ley de Seguros en el cual participaron las compañías privadas, AUDEA, el Banco de Seguros del Estado, junto al Banco Central del Uruguay (BCU) y al Ministerio de Economía y Finanzas. 

Esta iniciativa tiene un consenso destacable más allá de algunos aspectos que en el trámite parlamentario pueden ser pasibles de ajuste. Este proyecto es un aporte sustantivo al mercado, sin dejar de ver que todavía no regula la actividad de intermediación. Lo consideramos entonces un avance necesario para poder luego continuar con otro que lo complemente y que regule el proceso de intermediación. En tal sentido, nuestra Cámara desde ya hace varios períodos trabaja en la elaboración de cuales son los conceptos o los puntos básicos que deberá contener una ley que regule la intermediación. Un conjunto normativo en esta área contribuirá a perfeccionar un mercado como el uruguayo que está en fase de crecimiento y que está llamado a desarrollarse aún más, a ser altamente competitivo. Es decir, tiene que consolidar lo que ha conquistado a lo largo de su historia y que se sustenta en los valores del equilibrio, la madurez y la salud. Para nosotros sería deseable que un anteproyecto de esas características inicie el trámite parlamentario en esta legislatura. La Cámara mantiene en este tema contactos con nuestros colegas de APROASE, con quienes tenemos un documento base que compartimos. Quiero señalar algunos aspectos del anteproyecto de ley de Seguros que podría ingresar a la legislatura. Un aspecto nada menor está referido al hecho de que en el primer artículo se manifiesta que la Ley de Seguros, que regulará la producción del seguro y la actividad de las compañías y los reaseguradotes, será compatible con la ley que regula las relaciones de consumo, la llamada ley de derecho del consumidor. Sostenemos desde CUAPROSE que la participación y el derecho a ser asesorado profesionalmente está absolutamente alineado con los derechos del consumidor. 

Cuando la oferta de seguros es más competitiva aumentan las complejidades, con lo cual se van sumando situaciones que pueden escapar a la apreciación del asegurado. En tal sentido, no es lo mismo comprar un seguro con o sin asesoramiento profesional. En este último caso estamos hablando de un asesoramiento basado en la experiencia profesional, con la responsabilidad que agrega quién se dedica específicamente a esta actividad. En la línea de trabajo iniciada hace dos años mantenemos conversaciones permanentes con nuestros colegas de APROASE, con las compañías de seguros y con el equipo técnico de AÍDA. Además recibimos el apoyo de la Cámara de Comercio y Servicios, de la cual somos socios. De modo que 2012 nos encuentra trabajando en la misma línea que en años anteriores y en algunos temas ya en una fase de posible concreción como la que tiene que ver con la ley de Seguros. ¿Qué acciones desarrolla la institución en el área capacitación? Recibimos permanentemente de nuestros asociados inquietudes de capacitación. A veces son temas muy específicos, que procuramos canalizarlos hacia las compañías o hacia las instituciones que puedan dar esa capacitación especializada a efectos de concretar charlas o seminarios. Además, se reciben consultas de colegas que, en la medida de nuestros conocimientos, son analizadas y respondidas con el mayor rigor posible. Es un privilegio recibir las inquietudes de los colegas porque muchas veces se genera una retroalimentación de conocimientos que enriquece la visión de conjunto de una actividad cada vez más compleja.