Cumbre política en Suárez para buscar salida a la crisis

Hoy a las 11.30, el presidente de la República, Tabaré Vázquez recibirá en la residencia de Suárez y Reyes a los líderes políticos para «informar y coordinar acciones a seguir en el tema de las plantas de celulosa, así como el relacionamiento con la República Argentina», según reza la invitación oficial.

El cónclave -que será la reedición de un encuentro similar mantenido el 30 de enero pasado- tiene como principal objetivo el intercambio de puntos de vista entre el primer mandatario y los demás sectores, partiendo desde la base del unánime acuerdo sobre la pertinencia de la instalación de las plantas procesadoras de pasta de celulosa en Fray Bentos. Justamente, fue la reunión de enero la que dejó en claro que en este tema, la administración Vázquez contaba con el respaldo unánime de la oposición.

El único elemento que resquebrajó este consenso fue el acuerdo alcanzado en Santiago de Chile entre Vázquez y Néstor Kirchner; el resultado convenido por ambos (levantamiento de piquetes y suspensión de las obras de Botnia y Ence) fue cuestionado con dureza por blancos y colorados, aunque el posterior desarrollo del conflicto parece haber restañado esas heridas.

DIÁLOGO

A la reunión concurrirán Julio María Sanguinetti (Partido Colorado), Jorge Larrañaga (Partido Nacional),Pablo Mieres (Partido independiente), Aldo Lamorte (Unión Cívica) y Jorge Brovetto (Frente Amplio).

De cara al encuentro, Sanguinetti dijo a Ultimas Noticias que tiene algunas propuestas para hacerle llegar al presidente sobre este tema, aunque prefirió no adelantar su contenido.

Por su parte, Larrañaga dijo a la agencia AFP que «la resolución de La Haya es una puerta abierta al diálogo, pero eso sí, sin soberbia, ni absurdos triunfalismos». El presidente del Directorio blanco descartó que fuera a proponer abrir las negociaciones: «No somos quiénes para marcar el rumbo de la negociación. Por nuestra parte creemos que debe de haber diálogo». Sin embargo descartó proponer a Vázquez que Uruguay dé el primer paso y convoque al diálogo binacional.

El independiente Mieres no acuerda con lo señalado por Larrañaga y apunta que «corresponde como país tomar la iniciativa, dar el primer paso, teniendo un gesto de búsqueda de diálogo, que no sé si será correspondido pero que, en cualquier caso, Uruguay debe manifestarlo». Mieres entiende que se «debe aprovechar esta circunstancia para pensar en darle un impulso fuerte a la responsabilidad ambiental. Parece que el mundo nos está observando a partir de este resultado y obviamente tenemos que asumir responsabilidades».

Por su parte, Lamorte no definió si uno u otro gobierno debe abrir un nuevo canal de comunicación, pero enfatizó que el actual «es un buen momento para sentarse a conversar».

«Hay que buscarle una solución de fondo a este tema porque, a pesar de que Uruguay tiene que seguir defendiendo su soberanía, están en juego también toda una serie de temas económicos y sociales que no son menores», explicó el líder cívico.

Desde Argentina, las señales van para el mismo lado. Un artículo de Joaquín Morales Sola publicado ayer en La Nación afirma que «Kirchner aceptó el viernes la posibilidad de negociar un acuerdo bilateral con Uruguay. La condición es que sea Tabaré Vázquez quien proponga una nueva ronda de tratativas. ‘Nosotros no podemos tomar ahora esa iniciativa porque iríamos con las manos en la nuca’, explicaron sus laderos. El gesto de grandeza corresponde a los triunfadores. Uruguay lo tuvo en su primera reacción», se afirma en la habitual columna dominical de Morales.