Cumbre sobre educación busca empujar a organismos de ANEP

Hoy para el Poder Ejecutivo es un día clave. Intentará «marcar la cancha» en un aspecto sustancial según sus objetivos como es la educación. En la reunión que todo el gabinete tendrá con las autoridades autónomas de la enseñanza pública el gobierno pasará un mensaje fuerte: es hora de cambios profundos que mejoren la calidad educativa.
Pero el tono no será confrontativo. Por el contrario, lo que el gobierno quiere es poner a los organismos de la enseñanza de su lado y no en la vereda de enfrente. Eso, porque constitucionalmente tiene las manos atadas y necesita sí o sí la buena voluntad de los docentes y de los directores autónomos de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) para lograr mejoras en los escolares y los liceales.

De todas formas, la mayoría de los directores del Consejo Directivo Central (Codicen) de la ANEP fueron nombrados por el Poder Ejecutivo y por tanto políticamente sí puede hacer mucho el gobierno de Mujica.

El presidente tiene una larga lista con aspiraciones de aspectos que deben mejorar en la enseñanza. Pero así como está haciendo con el tema tributario, José Mujica quiere escuchar todas las voces y todas las propuestas para mejorar la educación, indicaron a El Observador fuentes del gobierno.

«Al límite». El ministro de Educación, Ricardo Ehrlich, lo dijo varias veces: esta administración jugará «al límite» de la autonomía. Si bien no se le impondrán decisiones ni temas, la lista con las prioridades se la pasarán. En el gobierno pretenden que eso suene «como una exigencia», explicó una fuente. del Poder Ejecutivo.

Propuestas. Una de las preocupaciones del gobierno es las poca cantidad de horas al año que se dicta en las escuelas y liceos. De hecho hay molestias porque no se está cumpliendo con una exigencia de la ley de educación (ver recuadro).

«Apenas tenemos 155 días anuales de clases, mientras los asiáticos andan por 240 jornadas anuales y todavía con horarios muchos más largos. Aquí es posible que esté nuestro segundo, grande e importante problema grave: la enseñanza», dijo Mujica la semana pasada en su audición radial Habla el presidente por M24.

Otra de las ideas que impulsará el gobierno es mejorar y aumentar la cantidad de las evaluaciones. A diferencia de algunos consejeros de la ANEP que desprestigian las evaluaciones internacionales del estilo PISA, en el Poder Ejecutivo consideran que es imprescindible tener evaluaciones constantes y también internas de Uruguay.

El otro tema en el que el gobierno quiere hincar el diente es el de la formación para el trabajo de los adolescentes que van al liceo. Según la última encuesta continua de hogares del Instituto Nacional de Estadística (INE) el 75% de los uruguayos no terminó el liceo. En el Poder Ejecutivo existe la sensación de que los jóvenes que no quieren seguir carreras universitarias, no se ven motivados a culminar el liceo. Por eso quieren promover la educación para el trabajo y en ese sentido el ministro Eduardo Brenta planteará la posibilidad de crear un módulo de orientación laboral.

Según declaró el jerarca la semana pasada a El Observador, la idea es que a los estudiantes se les planteen no solo las distintas opciones que ofrece el mercado laboral, sino que también se les inculque algunos valores del trabajo.