De los Alpes a Sicilia, toda Italia se quedó a oscuras

ROMA | ANSA

Dos muertos, uno en el norte y otro en el sur de Italia, causó el gigantesco apagón que en la madrugada de ayer sumió en la más completa oscuridad a ese país, tras un desperfecto en la red eléctrica que paralizó trenes, demoró vuelos y desencadenó numerosas intervenciones de los bomberos para rescatar a atrapados en ascensores.

El apagón, sin precedentes en la historia de Italia, se inició a las 3.20 hora local por un desperfecto en las líneas eléctricas que importan energía desde Suiza.

Debido al «efecto dominó», que desencadenó una reacción en cadena en las centrales italianas, todo el país, de norte a sur, salvo las islas de Cerdeña y Ca-pri, que disponen de producción de energía propia, quedó a oscuras.

A primeras horas de la mañana en casi todas las regiones del norte italiano quedó restablecida la electricidad, mientras que en Roma la luz regresó cerca del mediodía y luego, paulatinamente, el resto del país fue recuperando la normalidad.

DOS MUERTES. En las grandes ciudades, dada la hora del inicio del apagón, las molestias e incidentes fueron limitados.

Sin embargo, una mujer de 35 años de edad falleció en Treviso, norte del país, en un accidente vial a causa de los semáforos inactivos, informó la policía local.

El automóvil en el que viajaba la mujer chocó contra otro que cruzaba la ruta por la que circulaba el vehículo de la víctima.

Una anciana de 81 años de edad, perdió asimismo la vida en el sur de la península, en la localidad de Martina Franca, Apulia, al caerse en las escaleras de su casa.

NOCHE BLANCA. La situación más caótica se produjo en Roma, donde más de un millón y medio de personas estaba en las calles celebrando la «noche blanca», una iniciativa del ayuntamiento de la capital que preveía la apertura de museos, restaurantes, locales y comercios hasta el amanecer.

La fiesta quedó frustrada por el apagón, que coincidió con una fuerte lluvia y un gran caos en la circulación.

Numerosas personas que habían salido a divertirse por el centro de la capital se quedaron a dormir en la principal terminal ferroviaria romana, Termini, pues no lograban regresar a sus casas.

Casi 30.000 viajeros quedaron atrapados en los 110 trenes que circulaban por todo el país a esa hora, mientras las escaleras mecánicas quedaron detenidas en los subtes de Roma y de Milán.

En esa última ciudad, los bomberos recibieron un centenar de llamados de auxilio, la mayor de los cuales de gente que se había quedado encerrada en as-censores.

Italia importa cerca del 16 al 17% de la electricidad que consume y no cuenta con centrales nucleares, tras un referéndum popular celebrado en los años 80.

El jefe de Estado, Carlo Azeglio Ciampi, intervino inmediatamente para tranquilizar a los italianos.

«La situación está bajo control. Llegó la hora de iniciar la construcción de nuevas centrales eléctricas», declaró.

El llanto de 200 vacas

VICENZA

Un ganadero de Vicenza, en el norte de Italia, pidió ayuda de urgencia a los bomberos de la ciudad porque «sus vacas estaban llorando de dolor porque debían ser ordeñadas».

El titular de la empresa agrícola ganadera, que cuenta con unas 200 vacas, se vio impedido de poner en marcha las ordeñadoras eléctricas a raíz del apagón.

El ganadero pidió un grupo autónomo eléctrico de al menos 20 kilowatts para activar las máquinas pero los bomberos carecían de estos aparatos y lo remitieron a la Protección Civil.

El restablecimiento de la energía eléctrica permitió luego activar las ordeñadoras, calmar a las vacas y también la ansiedad del titular de la empresa.

ANSA