Debate sobre seguridad en el quinto aniversario del 11-S

La secretaria de Estado, Condoleezza Rice, sostuvo que Al Qaeda, el grupo que se considera responsable de los atentados, está «herido de gravedad».

«Está claro que ahora estamos más seguros, pero aún no estamos totalmente seguros», advirtió la responsable de la diplomacia estadounidense.

El presidente del Partido Demócrata Howard Dean, por su parte, no dudó en afirmar: «Estamos en problemas».

Rice y Dean fueron entrevistados por Fox News Sunday en un programa que, al igual que el resto de los canales de televisión estadounidenses, dedicó su cobertura al quinto aniversario de los ataques del 11 de septiembre de 2001, en los que murieron tres mil personas.

Los ataques del 11 de septiembre provocaron la reacción de Washington, que desde entonces se embarcó en la llamada «guerra contra el terrorismo», liderando las invasiones a Afganistán e Irak.

SALDO. Con casi 2.700 soldados estadounidenses muertos en Irak y una guerra civil que causa a diario la muerte de decenas de iraquíes, ese conflicto es uno de los principales temas de las elecciones norteamericanas de «medio término», convocadas para el 7 de noviembre.

En esos comicios los demócratas pueden quitar el control del Congreso a los republicanos del presidente George W. Bush.

Rice reiteró la posición de la Casa Blanca respecto a que el ex presidente iraquí Saddam Hussein tenía vínculos con Al Qaeda y citó un reporte del entonces jefe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), George Tenet.

Según ese reporte el grupo liderado por Osama Bin Laden mantuvo contactos con el gobierno de Hussein durante muchos años.

La secretaria de Estado discrepó así con un reporte publicado el viernes por el Comité de Inteligencia del Senado, que citó un informe de la CIA de 2005, según el cual «Hussein no confiaba en Al Qaeda y consideraba a los extremistas islámicos como una amenaza a su régimen».

Rice dijo no recordar haber leído dicho reporte de inteligencia y agregó: «Sabemos que (Abu Musab Al) Zarkawi (el ex jefe de Al Qaeda en Irak muerto en una acción militar norteamericana) dio desde Irak la orden de matar a un diplomáti- co estadounidense en Jordania».

«Nuestro rol fue efectivamente sacar a Saddam Hussein, y es difícil imaginar que el mundo podría ser mejor con Saddam Hussein en el poder, que Medio Oriente fuera mejor», agregó la jefa de la diplomacia estadounidense.

Por su parte, Dean estimó que su país no ejerció «la guerra contra el terror con el vigor que deberíamos de haberlo hecho porque estamos empantanados con esta guerra civil en Irak».

«Lo que teníamos que haber hecho es ir tras Bin Laden (en una operación) a gran escala. Debemos capturarlo, debemos matarlo», afirmó Dean.

Dean manifestó que el telón de fondo del debate entre la oposición y el gobierno estadounidense es que «los demócratas pensamos que no deberíamos estar en Irak y los republicanos quieren quedarse para siempre».