Decapitan a rehén en Irak en venganza por maltrato a presos

En el video se ven cinco hombres enmascarados, parados al lado de un hombre en un mameluco anaranjado que se asemeja a un uniforme de preso, y que se identifica como Nick Berg, un empresario de comunicaciones de Filadelfia.

Los restos de Berg fueron hallados en Bagdad el sábado, pero el gobierno estadounidense sólo hizo oficial el hallazo ayer, después de conocerse el video.

«Mi nombre es Nick Berg, el nombre de mi padre es Michael y el de mi madre es Suzanne», dice el individuo en el video. «Tengo un hermano y una hermana, David y Sarah. Vivo en Filadelfia».

Luego de leer un comunicado, los hombres colocan al hombre a un lado y lo decapitan con un sable mientras exclaman «¡Alá es grande!». Seguidamente exhiben la cabeza ante la cámara.

HABLA SU MADRE. El joven de 26 años era propietario de una empresa de equipos de comunicaciones y fue a Irak a trabajar en la reconstrucción de antenas, dijo ayer su madre Suzanne Berg. Agregó que Berg había desaparecido el 9 de abril.

«Tenía la idea de que podía ayudar a reconstruir la infraestructura» del país, agregó la madre.

La familia de Nicholas Berg se declaró «destrozada» por el asesinato del joven.

En un comunicado leído en su residencia de West Chester, a unos 25 kilómetros de Filadelfia (Pensilvania), la familia de Berg describió por boca de un portavoz, Bruce Hauser, al joven como «un muchacho estupendo».

AL ZARQAWI. Los hombres del video dijeron que el asesinato era una represalia contra el abuso y la humillación infligida a los presos por los guardias norteamericanos de la prisión de Abu Ghraib, al oeste de Bagdad.

«A las madres y esposas de los soldados estadounidenses les decimos que ofrecimos al gobierno norteamericano intercambiar este rehén por algunos de los detenidos en Abu Ghraib y ellos rechazaron» la oferta, dijo uno de los hombres enmascarados.

El video llevaba como título «Abu Musab al-Zarqawi mata a un norteamericano». No se pudo determina si Al-Zarqawi —un alto dirigente jordano de Al Qaeda que dirige las operaciones terroristas en Irak— aparecía en el video o reclamaba la responsabilidad de la ejecución.

La página cibernética en que apareció el video suele ser utilizada por grupos extremistas y de Al-Qaeda para divulgar las declaraciones del grupo y sus cintas.

La Casa Blanca prometió llevar ante la justicia a los autores del asesinato y aseguró que el video muestra «la auténtica naturaleza de los enemigos de la libertad».

«No tienen consideración alguna por las vidas de hombres, mujeres o niños inocentes. Perseguiremos a quienes sean responsables y los llevaremos ante la justicia», dijo el portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan.

La víctima, aclaró el Departamento de Estado, «no trabajaba ni con la coalición ni con ninguna empresa independiente bajo contrato».

Berg, propietario de una empresa especializada en instalar antenas de comunicación, trabajó en Irak entre diciembre y febrero, y regresó al país árabe a primeros de marzo en busca de contratos, sin éxito.

WASHINgTON | AFP, EFE y AP