Declaración de esencialidad en el gas si hoy no se alcanza un acuerdo. Dinatra.

El Ministerio de Trabajo analizó ayer los fundamentos jurídicos de una eventual declaración de esencialidad y concluyó que este servicio debe ser mantenido sin restricción alguna porque «constituye un suministro esencial» para la población, sobre todo en esta época del año. Hoy a las 9 de la mañana, en la Dinatra, se reunirán las partes con el objetivo de analizar la propuesta entregada por el Ministerio de Trabajo. «En algunos puntos estamos de acuerdo, en otros puntos quizá no tanto. Y una vez que los puntos se aclaren volveríamos al trabajo con horas extra», anunció la dirigente sindical Paula Seijas. Sobre este conflicto, el sindicato no ha dispuesto ningún paro hasta ahora ni ninguna otra medida que no sea la de no realizar horas extra, lo que ha provocado escasez de suministro. La fórmula del Poder Ejecutivo contempla que haya dos fiscales por planta y que sean permanentes, así como también la creación de la figura del «auxiliar de fiscalía» y del «auxiliar de fiscalía zafral». Se acordó, además, que en la próxima reunión de los Consejos de Salarios, en diciembre, se negociarán las remuneraciones por categoría. En las últimas horas la Dirección Nacional de Trabajo mantuvo contactos tanto con la coordinadora de sindicatos del gas como con los directivos de las empresas dedicadas a la distribución de garrafas, con el objetivo de encontrar una salida al conflicto. La protesta de los trabajadores nació porque la empresa Gasur, que envasa el gas en la planta de La Tablada para las dos distribuidoras, colocó en tareas de fiscal a un funcionario administrativo. El empleado en cuestión es de una categoría salarial inferior y no cuenta con la capacitación suficiente para desarrollar una tarea de «gran responsabilidad». El director Nacional de Trabajo, Luis Romero, elevó ayer a los directivos de las empresas Riogas y Acodike el planteo de los obreros. Según confirmaron fuentes del Ministerio de Trabajo a El Espectador, ambas empresas se mostraron proclives a acceder a las demandas.

Indice de conflictividad
Para el gobierno, no existe hoy en el país un escenario de conflictividad laboral. El primer semestre de 2010 fue uno de los menos conflictivos en los últimos 16 años, según el Instituto de Relaciones Laborales de la Universidad Católica, que destaca que sólo los primeros seis meses de 2001 y 2005 fueron menos conflictivos. No obstante estos indicadores, en las últimas horas se han ido produciendo señales de descompresión de varias situaciones conflictivas (Coca Cola, mutualista Universal, el gas). De todos modos, ayer en el Consejo Superior Tripartito para el sector privado, el Poder Ejecutivo propuso instaurar un «mecanismo de preaviso» de situaciones «pre conflictivas» a los efectos de articular posibles soluciones a tiempo y evitar el estallido del conflicto. «Hay que aprovechar un escenario de relaciones laborales mucho más maduras», dijo Brenta a LA REPÚBLICA. La propuesta fue bien recibida por los trabajadores. Este mecanismo permitiría a las autoridades actuar con tiempo y, sobre todo, en puntos del Interior donde podría concentrarse una mayor cantidad de despidos. Algo de esto podría haber ocurrido con los conflictos en una curtiembre y un frigorífico en Florida. Sobre este punto en las últimas horas se firmó un acuerdo para que 43 trabajadores jornaleros del frigorífico pudieran tener acceso al seguro de paro y ser retomados en los próximos meses. En contrapartida, los empresarios se harán cargo del pago de los seguros y se comprometen a reintegrarlos en setiembre. Sobre esta situación, el ministro de Trabajo Brenta salió ayer al cruce de versiones alarmistas respecto a la realidad de la industria cárnica, afirmando que los envíos al seguro de paro en ese sector obedecen principalmente a la estacionalidad y que la actividad repuntará entre setiembre y octubre. El secretario de Estado advirtió que no está de acuerdo con las previsiones pesimistas sobre el sector de la industria cárnica, al sostener que existen buenas perspectivas en el desarrollo de esta producción.
Indicó que los envíos al seguro de paro que se registraron en los últimos días en un frigorífico de Florida se enmarcan en un fenómeno estacionario, que se repite año a año, y que se relaciona con la baja disponibilidad de ganado para la faena entre junio y setiembre. Brenta señaló que según las estadísticas de los últimos cinco años, existe una constante en que los mayores envíos al seguro de desempleo se producen durante el invierno. Así ocurrió en 2005, cuando el pico estuvo entre julio y octubre, y en 2006 entre julio y setiembre. En el caso de 2007 y 2008, se suma el impacto de la crisis internacional, con un incremento en los meses de octubre y noviembre de 2007, y agosto y noviembre de 2008.
En tanto, en los primeros meses de 2010 hubo una disminución de los envíos al seguro de desempleo comparado con 2009. Fue así que en enero de este año los envíos del sector fueron de 199 personas, mientras que el año pasado fueron de 493. En febrero las cifras fueron de 178 en 2010, contra 460 de 2009. En marzo hubo 181 envíos contra 379 del año pasado.
En abril fue de 180 a 372; en mayo la cifra dio 328 en 2010 contra 321 de 2009. En junio hubo un incremento de 431 a 306.