Demanda suficiente para cubrir programa de créditos del BHU

La dirección del banco trabaja para volver al mercado de créditos ya en 2008 y no se descarta pedir un levantamiento “gradual” de las restricciones que mantiene el Banco Central sobre la institución y que le impide dar créditos desde 2002.

Casi tres meses después de su asunción como presidente, Jorge Polgar se muestra confiado en culminar en lo que resta del año el proceso de capitalización y reestructura de la institución.

Un relevamiento realizado por el banco entre su cartera de depositantes bajo el sistema de ahorro previo, demostró que existe una “demanda potencial” de créditos para cubrir “cómodamente” lo que piensa prestar el Hipotecario entre 2008 y 2010, aseguró Polgar a El País.

Eso demostraría, según el funcionario, la existencia de una demanda “insatisfecha” a pesar del crecimiento en la oferta desde el sector financiero privado y la irrupción del Banco República en el mercado.

En junio el BHU prestó cerca de US$ 15 millones a sus ahorristas a través de la venta de unidades que eran propiedad de la institución. A pesar que no era un crédito en efectivo y eran inmuebles que tenía el banco en su poder, no se generó ningún impacto en el mercado de financiamiento hipotecario, opinó Polgar.

La vuelta al mercado del banco estatal genera proyecciones aún encontradas. Están lo que prevén que su regreso dará más aire al crédito a la compra de viviendas y que eso moderará el precio de los inmuebles y de los arrendamientos. Otros, más pesimistas, creen que tendrá dificultades para entrar al mercado a la vez que cuestionan su viabilidad.

“Hay lugar para todos”, repitió, como otras veces, ante esta pregunta.

El presidente del Hipotecario aseguró que la institución “no va a salir al mercado con problemas de precios” en materia de tasas. Ni tasas altas que lo dejarían fuera, ni tan bajas que distorsionen el mercado, dejó en claro.

La cautela en los pasos que dará el banco tras su reestructuración se refleja en las previsiones de fondeo y de crédito. “No vamos a salir a hacer campaña masiva para captar ahorro hasta que esté aceitado el otorgamiento de créditos”, delineó el funcionario.

Se entiende que no se deben generar “falsas expectativas” de ingresar para obtener rápidamente un crédito además de no existir urgencias para aumentar el fondeo del banco.

Lo que está definido es la “revisión” del actual sistema de ahorro previo para dar más estímulos a los depositantes.

Eso ya fue incluido en el plan de negocios que presentó el BHU ante la Superintendencia de Instituciones de Intermediación Financiera del Banco Central.

Ahora el Hipotecario debe presentar el plan de “adecuación” ante el Central para que se levanten las restricciones que le impiden prestar en efectivo.

Se prevé que en noviembre se complete el plan de capitalización y reestructura del banco. En ese momento ya estarán definidos detalles de los fideicomisos de los créditos (que tienen mayores problemas de morosidad) que pasarán a la Agencia Nacional de Vivienda (ANV).

Esos tres fideicomisos tendrán un valor contable de unos US$ 500 millones.

También estará definido el personal que se irá del banco, estimado en unos 619 de 970 empleados.

El plan de reestructura estableció originalmente que el máximo de capitalización estatal será de US$ 250 millones de dólares, que surge por la diferencia entre los activos que traspasa a la ANV (46% del total) y los pasivos que asume el Estado (60%).

En el Hipotecario se piensa en que pueda existir un “levantamiento gradual” de las restricciones para que el banco pueda volver a prestar bajo un marco de exigencias y control por parte de la superintendencia, dijo Polgar.

Paralelamente a los trabajos para llevar adelante la reestructura traspasando activos y personal, destacó el presidente del BHU, se ha trabajado fuerte para la mejora de gestión y la fijación de una nueva política de riesgos crediticios y control del incumplimiento en el banco.