Demócrata en última ofensiva de cara a las primarias de hoy

Los candidatos demócratas a la elección presidencial norteamericana lanzaron una última ofensiva en vísperas de las primarias de New Hampshire: el ex gobernador de Vermont Howard Dean emprendió un último esfuerzo para recuperar la ventaja que le lleva el favorito, el senador John Kerry. A pesar de que casi todos los sondeos siguen dando la victoria en esta primaria a Kerry, de 60 años, parece que la distancia entre él y Howard Dean se estabilizó o incluso comienza a revertirse, dejando abierta la posibilidad de una sorpresa en esta campaña, en la que la credibilidad personal de los candidatos parece ser el elemento decisivo. En menos de 24 horas, los 690.000 electores inscritos en New Hampshire enfrentarán un frío polar y un temporal de nieve, para decidir el número de delegados que atribuirán a cada uno de los siete candidatos. Al término del escrutinio, cada candidato recibe un cierto número de delegados en función de los resultados. En ciertos estados, el candidato ganador recibe la totalidad de los delegados. El que obtenga la mayoría de delegados será designado oficialmente durante la convención del partido en Boston (Massachusetts) —entre el 26 y 29 de julio—para enfrentar al presidente republicano saliente, George W. Bush, el 2 de noviembre. ULTIMA JORNADA. Los candidatos dedicaron la última jornada de campaña a recorrer el pequeño estado del noreste; algunos, como Kerry, contaron con un helicóptero. Uno de los más próximos a Kerry, el abogado Shaw McDermott, admite que «los habitantes de New Hampshire aprecian sin duda algunas de las palabras de Dean», sobre todo su hablar franco, su feroz oposición a la guerra en Irak y su voluntad de reformar el sistema de salud. «Pero», admite a la AFP, «lo que quieren antes que nada es a alguien que sea capaz de derrotar a Bush. Y hoy, sólo está Kerry». Dean perdió credibilidad tras su caída en Iowa, hace una semana, dejándose llevar por sus impulsos arriba de un escenario. Según un sondeo publicado ayer por el diario USA Today, CNN y el instituto Gallup, el senador de Massachusetts recibiría el 36% de los votos en New Hampshire, contra 25% la semana última. En segunda posición, el ex gobernador de Vermont Howard Dean tiene el 25% de las intenciones de voto, cuando la semana pasada estaba a la cabeza de la carrera, con un apoyo del 32% de los electores de New Hampshire. Pero otro sondeo, también divulgado por el instituto Zogby a través de la cadena de televisión MSNBC otorga una ventaja aun más estrecha a Kerry: 31% de las intenciones de voto, contra 28% de Dean. TERCERO. La carrera por el tercer lugar también es incierta, según ambos sondeos. Para el instituto Zogby, el general retirado Wesley Clark, de 59 años, accede a él, con 13% de las intenciones de voto, superando por un solo punto al senador de Carolina del Norte John Edwards y por cuatro puntos a Joe Lieberman, ex compañero de fórmula de Al Gore en 2000. En el sondeo de USA Today, Edward y Lieberman tienen el 10% de las intenciones de voto, tres más que el vencedor de los serbios en Kosovo. Clark apeló a sus orígenes humildes y su vida dedicada al servicio al país, con 34 años en el Ejército. «Durante toda mi existencia he arriesgado mi vida para servir a este país… Si quieren poner fin a la guerra, elijan a un general que sabe lo poco que puede lograrse luchando», proclamó. Clinton arenga a los votantes demócratas MIAMI El ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton arengó encendidamente ayer a la militancia del Partido Demócrata al sur del estado de Florida con un discurso en el que pregonó el fracaso del gobierno republicano de George W. Bush tanto a nivel doméstico como internacional. «Las medidas unilaterales no sirven para solucionar los problemas del mundo moderno», dijo Clinton ante unas 2.000 personas en un auditorio del condado de Broward. Clinton anunció que no piensa manifestar su apoyo a ninguno de los candidatos que actualmente se disputan la nominación presidencial del Partido Demócrata: «todos ellos me ayudaron durante mi gobierno». No obstante, manifestó que dará todo su respaldo al candidato que sea escogido para enfrentar a Bush en las presidenciales de noviembre. El ex mandatario, considerado en las encuestas como el más popular de los líderes demócratas, dijo ante la audiencia de correligionarios que lo vitoreaba: «me puedo creer que todavía soy presidente». Clinton dejó en claro que es el político que mayor adhesión despierta entre los demócratas estadounidenses. En uno de los momentos más aplaudidos, Clinton dijo que el papel de Estados Unidos como nación líder en el mundo está en peligro a raíz de la política económica de Bush. Al respecto recordó que durante los ocho años de sus dos períodos consecutivos de gobierno el país registró «la mayor expansión económica de su historia». ANSA