Demócratas bloquean el proyecto de Bush en Irak

El presidente pide el envío de 20.000 soldados más y 1.000 millones de dólares adicionales para terminar con los enfrentamientos sectarios en Irak, según un plan que anunciará esta semana.

Los demócratas, según Pelosi, no tienen intención de privar al gobierno de los fondos necesarios para los 132.000 soldados que ya se encuentran en Irak, pero una intensificación de la guerra sería opuesta a su partido, añadió.

El líder de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Steny Hoyer, dijo que la propuesta de Bush sería recibida con «gran escepticismo».

INACEPTABLE. Mientras, la ejecución de Saddam Hussein y el video que se difundió de ella, agravaron la críticas hacia el proceso de democratización de Irak, tutelado por Estados Unidos.

La ONU, países europeos, asiáticos y latinoamericanos condenaron la pena capital contra el ex dictador, que fue ahorcado el sábado 30 de diciembre.

Pero a esas voces se sumó ayer la del primer ministro británico Tony Blair, que forma parte la coalición con Estados Unidos.

A través de un vocero, Blair calificó de «totalmente equivocada» la manera de la ejecución del ex presidente iraquí, cuyas imágenes tomadas con ayuda de un teléfono móvil han dado la vuelta al mundo.

Blair fue fuertemente criticado por haber mantenido hasta ahora silencio sobre el ahorcamiento del político iraquí derrocado tras la invasión anglonorteamericana de ese país.

Con anterioridad, el ministro del Tesoro y candidato a sucederle al frente del Gobierno, Gordon Brown, había calificado de «deplorable» y «totalmente inaceptable» lo sucedido en torno a la ejecución.

El debate internacional sobre la pena de muerte (ver nota aparte) llevó al gobierno iraquí a una aplazamiento sin fecha de las ejecuciones pendientes de dos colaboradores de Hussein, Barzan Ibrahim al Tikriti y Awad Hamed Al Bandar.

Ambos iban a ser ejecutados el viernes pero la medida fue pospuesta hasta ayer, cuando fue aplazada sin fecha.

Sami Al Askari, consejero del primer ministro Nuri Al Maliki, desestimó que las ejecuciones se produzcan hoy, lunes, y dijo desconocer «la fecha exacta» para el cumplimiento de la sentencia.

Al Tikriti, hermanastro de Hussein, y Al Bandar, ex presidente del tribunal especial iraquí, dijeron al diario Asharq Al Awsat que fueron conducidos al patíbulo junto al ex mandatario.

Ambos, en una entrevista que tramitó su abogado, manifestaron haber visto la ejecución de Hussein en imágenes televisivas.

«Hemos visto el ahorcamiento hasta el momento en el cual la soga es colocada alrededor del cuello, no sabíamos que la ejecución fue filmada y que algunos tomaron a golpes el cadáver de Saddam y bailaron alrededor. Es vergonzoso», sostuvo Al Tikriti.

BAJAS. En tanto, ayer perdieron la vida al menos 14 personas en ataques dinamiteros y tiroteos en Irak, mientras los soldados iraquíes combatían para erradicar a las milicias y pacificar la capital.

El sábado y con la muerte de un uniformado en Bagdad, los soldados estadounidenses fallecidos en Irak llegaron a 3.000.

De los 3.000 militares muertos desde la invasión de Irak en marzo de 2003, el 80%, es decir, 2.415, perecieron en combate y 585 por «causas no hostiles», según el Pentágono.

Los temidos «IED» (artefactos explosivos improvisados, en sus siglas en inglés), representan la primera causa de mortalidad: el 44% de los soldados muertos por el enemigo fueron blanco de la explosión de bombas artesanales, a menudo fabricadas a partir de un obús de artillería, activadas a distancia o por presión.

Los disparos de armas de fuego se cobraron el 20% de los fallecimientos.

La gran mayoría de los 585 militares muertos «al margen de las operaciones» sufrieron accidentes (65%), en particular de helicóptero, pero también hubo 93 que se suicidaron (16%).

El 30% de los fallecidos tenían menos de 22 años, los menores de 25 representan el 53% y los mayores de 30 años, el 22%. La mayoría eran blancos (74%), seguidos de hispánicos (11%) y negros (9,6%). Las mujeres son el 2%.

Víctimas: Cifra de soldados de EE.UU. muertos en Irak llegó ayer al umbral de 3.000