Derecho de huelga divide opiniones en el PIT-CNT




El dirigente del gremio del comercio y miembro del Secretariado Ejecutivo, Milton Castellano, valoró que “en democracia los sindicatos” y las organizaciones sociales “deben ser libres mientras sean respetuosos de la estructura jurídica” vigente.

“Nadie discute la representatividad de la central y nunca un sindicato impugnó a otro”, dijo Castellano a El Observador, en una velada alusión a los cuestionamientos interempresariales registrados en el Consejo Superior Tripartito.

“En general, lo que es reglamentación no agregaría nada” a la actual normativa, manifestó, indicando que la postura “mayoritaria” en el movimiento sindical se orienta a “incorporar la prevención de conflictos cuando se discuta la ley de negociación colectiva”.

Todo sería distinto “si hay un mecanismo establecido de negociación y prevención antes que los conflictos se produzcan”, aseguró Castellano.

En tanto, el dirigente de los trabajadores del gas y también miembro del Secretariado del PIT, Luis Puig, también se opuso a la idea pero fundamentó la negativa en otros factores. “No aceptamos injerencias externas”, enfatizó, para destacar que “cualquier rechazo (a la reglamentación) es compartido” en el ámbito sindical.

Puig recalcó que “no hay diferencias en el PIT-CNT” en cuanto a “la autonomía en la reivindicación de los métodos de lucha”, y rechazó que se mida a cámaras y sindicatos con la misma vara.

“No son asimilables porque las empresas no hacen huelgas sino lock-out”, diferencia que “no” es sólo “metodológica” sino “de concepción: las estructuras de las empresas no se rigen por criterios democráticos”, apuntó el secretario de Derechos Humanos de la central sindical.


Contraste. Pero Castillo precisó a El Observador que aspira a “discutir la reglamentación de toda la actividad gremial y no sólo de los sindicatos”.

Ello incluye “a las cámaras empresariales, que no sé cómo eligen a sus autoridades, si es por voto secreto o de otra forma”, así como otros aspectos relacionados “al funcionamiento” de las organizaciones sectoriales.

El dirigente portuario pareció recoger el viernes el guante arrojado por el asesor de la Cámara de Comercio, el abogado Juan Mailhos, en una mesa redonda organizada por la Fundación Carlos E. Abdala, sobre “Derecho de huelga y ocupaciones”.

Mailhos había afirmado que “el artículo 57” de la Constitución, que reconoce el derecho de huelga y prevé la delimitación de su aplicación, “debe ser reglamentado por ley”. “Y vamos un poquito más: sería muy bueno reglamentar los propios sindicatos”, propuso, para que “con el ejercicio de su personería jurídica” los gremios sean “responsables de sus actos”.

El asesor de la Cámara de Comercio desarrolló su planteo manifestando que “deben fijarse los límites, especificarse quienes están en condiciones y capacitados para ejercitarlo (el derecho de huelga) de manera lícita, en qué condiciones la huelga se transforma en ilícita y qué posibilidades tienen tanto los empresarios como los sindicatos” de actuar conforme a reglas de juego definidas, demandó.

“Acepto el desafío colocado por Mailhos acá, porque coincidimos (con el sector patronal) en que no queremos decreto que regule las ocupaciones”, sostuvo Castillo, asumiendo el reto lanzado por asesor empresarial. Durante su exposición, Mailhos, sostuvo que la doctrina laboral predominante en Uruguay “mina la aplicación meridiana de las propias leyes laborales”. En la misma conferencia, Castillo admitió que “en algunos conflictos nos equivocamos”.