Desde diciembre, BPS, DGI y MTSS salen a controlar evasión.

Desde el arroyo Carrasco (límite de Montevideo con Canelones) hasta la Barra del Chuy (Rocha), comenzarán a trabajar en la segunda quincena de diciembre equipos de los organismos recaudadores del Estado para evitar y controlar el trabajo informal y la evasión durante la temporada de verano 2011/2012. Lo llevarán adelante con un equipo de casi 80 funcionarios de la Dirección General Impositiva, el Banco de Previsión Social, la Dirección de Aduanas, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (Mtss) y el Ministerio de Industria.

Habrá tres puestos estratégicos en puntos neurálgicos de la costa este: Atlántida (Canelones), Punta del Este (Maldonado) y La Paloma (Rocha). Irán tras los comercios y comerciantes informales, el empleo en negro y la evasión de aportes obligatorios de toda índole que, por ser una actividad zafral en muchos casos, el verano se presta en abundancia.

El presidente del BPS, Ernesto Murro, aseguró a Ultimas Noticias que la cantidad de 80 funcionarios para fiscalizar en el operativo del “ámbito de inclusión e informalidad”, como se denomina a la comisión interinstitucional, podrá variar de acuerdo al plan que terminan de diagramar a lo largo de noviembre. Las tres sedes en la costa, por lo pronto, ya están definidas para funcionar debidamente acondicionadas a lo largo del verano. Tendrán la finalidad de atender a empresarios y trabajadores que hayan sido intimados a regularizar su situación, una vez detectada la irregularidad.

El operativo comenzará en la segunda quincena de diciembre y se extenderá durante todo enero y parte de febrero. “Va a haber en su mayoría inspecciones específicas de cada organismo, aunque algunas serán coordinadas como las que estamos haciendo y las que ya hemos hecho, así como algunas acciones conjuntas. Pero mayoritariamente siempre hay cuestiones específicas. De todos modos, el mecanismo de coordinación se ha venido aceitando mucho en estos últimos años y sin dudas va a dar resultados”, comentó Murro.

La DGI, en tanto, pondrá la mira en los comercios “gaviotas”, como se denomina a los establecidos durante la zafra estival sin cumplir con los requisitos legales.

El presidente del BPS agregó que también se llevan adelante campañas preventivas en las cámaras empresariales y los sindicatos de trabajadores. “Eso es lo que más nos interesa”, insistió el jerarca.

DOMÉSTICO

La Inspección del Trabajo del Mtss se suma al equipo de organismos fiscalizadores que coordinan tareas para el verano. Lo hará en todas las ramas de actividad que requieran mano de obra pero sobre todo pondrá la lupa sobre el trabajo doméstico, donde en agosto realizó en Montevideo inspecciones de oficio con gran impacto. Su director, Juan Andrés Roballo, informó a Ultimas Noticias que la tarea se mantendrá de forma regular y, cuando surjan denuncias serán canalizadas, así como sucede en todas las ramas de actividad.

Para la temporada estival el organismo define la estrategia de fiscalización de oficio, porque allí “se dan situaciones diferentes, con trabajo de extranjeros incluso”, advirtió Roballo. “Hay que analizarlo bien. La idea nuestra no es trancar, sino simplemente favorecer la regularización”, agregó el funcionario.

En noviembre de 2010 la Inspección del Trabajo visitó 4.500 hogares para fiscalizar el trabajo doméstico. En agosto de 2011 la cifra creció a 4.600. De la experiencia surge un alto grado de informalidad.

El incumplimiento mayor fue la falta de póliza obligatoria del Banco de Seguro de accidentes, y luego las irregularidades en los rubros salariales, sobre todo relacionado con el pago del laudo mínimo y el incumplimiento de la limitación de la jornada.

Para Roballo aducir falta de información es una “excusa” de los incumplidores. “Quien tiene un trabajador sabe que a lo largo del año hay que pagar determinadas cosas. Lo que hay es un alto grado de informalidad y una cultura del incumplimiento, que es lo que queremos cambiar, porque es un cambio cultural”, aseguró.

Desde diciembre, BPS, DGI y Mtss salen a controlar evasión