Desde el 2002, Uruguay se perfila como polo tecnológico para las empresas que administran los recurs

Uruguay se prepara para transformarse muy pronto en la sede administrativa de Internet para América Latina y el Caribe, un proceso que se inició en el 2002 – cuando se instaló en Montevideo uno de los organismos más importantes encargados de la gestión de la red en la región- y que este año se fortalece con el próximo emplazamiento de otras tres instituciones similares.
Todo comenzó hace dos años con el Registro de Direcciones de Internet para América Latina y el Caribe (LACNIC, en su sigla en inglés). Este organismo internacional sin fines de lucro nuclea a 400 proveedores que brindan servicios de conexión a Internet, y se encarga, desde Montevideo, de asegurar la administración de determinados recursos técnicos que permiten el funcionamiento d! e la red.
A partir de LACNIC, también se instaló en Uruguay la Federación para América Latina y el Caribe para Internet y el Comercio electrónico (Ecomlac). Asimismo, la Cooperación Latinoamericana de Redes Avanzadas (CLARA), que agrupa a las redes académicas de 16 países de la región, ya obtuvo la personería jurídica uruguaya; y el registro para Latinoamérica de nombres de dominio (LACTLD) -un organismo que administra los códigos conocidos popularmente como ‘.uy’ o ‘.ar’, según el país de origen-, iniciará este trámite próximamente.
Según dijo a Búsqueda Raúl Echeberría, director ejecutivo de LACNIC, todas estas iniciativas ‘contribuyen a fomentar la visión de Uruguay en el extranjero como un país moderno y neutral para esta tipo de organismos’. Destacó también la importancia económica relacionada con la generación de puestos de trabajo.
Desde el último lunes 29 y hasta hoy jueves, los máximos representantes de estas organizaciones y sus pares de otras regiones del! mundo, se reunieron en el Hotel Radisson de Montevideo con motivo de la sexta reunión que LACNIC realiza desde su creación en 1999.

Estructura administrativa de Internet

A nivel mundial, el principal organismo que administra la red es la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN, en su sigla en Inglés).
El ICANN es una institución internacional privada sin fines de lucro creada en 1998 que se encarga de administrar los recursos técnicos de la red desde los protocolos tecnológicos que hacen que funcione hasta la distribución de los números o direcciones IP (Internet Protocolo, en inglés) que identifica a las computadoras conectadas a la red.
Hace dos décadas, cuando la red era aún incipiente, este sistema de nombres de dominio era monitoreado por el gobierno de EE.UU.
Pero el vertiginoso crecimiento de la web a partir de la década de 1990 cuando se inició el camino para independizar el funcionamiento de Internet, llevó a qu! e en octubre de 1998 surgiera ICANN reconocida como una entidad de consenso global para coordinar y asegurar que la red funcione efectivamente desde el punto de vista técnico y controlar la distribución de nombres de dominio y de número IP, entre otros cometidos.
‘ICANN es una organización inusual y sin precedentes porque no está basada en tratados como cualquier organismo internacional. Es el primer intento institucional por operar en el ámbito mundial desde el sector privado y funcionar como un cuerpo de consenso. Es la primera experiencia de una especie de ‘gobierno’ de la red con una visión global y a la vez local’, explicó a Búsqueda en el 2001 Vinton Cerf, quien era presidente de ICANN en setiembre de ese año cuando esta corporación se reunió en Montevideo (ver Búsqueda Nº 1.116).
Con el tiempo, bajo la órbita de ICANN, aparecieron sucesivamente instituciones administrativas específicas para cada región del planeta. Así, hoy existen el Registro de direcciones IP ! para la región de Asia Pacífico (APNIC); el Registro de direcciones IP para América del Norte y África subsahariana (ARIN); el Registro de direcciones IP para Europa, Oriente Medio, Asta Central y países africanos del hemisferio norte (RIPE) y LACNIC para América Latina y el Caribe.

LACNIC, la pionera

Para explicar la esencia de LACNIC, Echeberría lo comparó con una bolsa electrónica de valores. Sus ‘dueños’ son los mismos bancos que operan en el sistema pero a su vez ninguno en particular es el dueño. De esa forma, todos tienen el control de la sociedad pero en un ambiente neutral.
En el caso de LACNIC, Echeberría señaló que los bancos son las empresas que dan servicios de acceso a Internet (como Antel, Dedicado, Textel, Movicom Bellsouth o Intercanal en Uruguay; o Telefónica, Skyonline, en la región).
La función principal de este organismo es la de asignar de forma equitativa entre esos proveedores las direcciones o números IP; éstos son los que permite! n que una computadora u otro tipo de dispositivo (como un teléfono celular o una Palm) puedan conectarse a la red.
Expresadas con cuatro cifras de hasta tres dígitos cada una entre O y 255, y separadas por puntos (por ejemplo: 200.7.28.134), estas direcciones son otorgadas por LACNIC a los proveedores de Internet, los que a su vez las asignarán a sus clientes para que naveguen en la red.
Es decir, cada vez que una computadora se conecte a Internet el proveedor le dará un número IP que será exclusivo de ese equipo mientras navegue. Sin embargo, una vez que el ordenador se desconecte, el número que usó podrá ser asignado a otro aparato y así sucesivamente.
De esta forma, la cantidad de direcciones IP que tenga una empresa proveedora de acceso indicará, de algún modo, la cantidad de computadoras o redes de computadoras a las que puede prestar servicios de conexión a Internet al mismo tiempo.
Precisamente, debido a que las direcciones IP son un conjunto finito de núm! eros (alrededor de 4 mil millones, de los cuales 70% ya están asignados a diferentes proveedores), surge la necesidad de crear LACNIC para distribuir organizadamente esos números de manera equitativa entre los servidores de acceso y mantener un registro de los números otorgados para evitar duplicaciones que impidan la conexión. Para prever que en algún momento se agoten las actuales direcciones IP, ya existe una nueva tecnología que multiplica la cantidad de estos números.
En la actualidad, LACNIC agrupa a 400 empresas entre quienes se distribuyen esos números sin costo. El único gasto de estas firmas es el pago anual de una membresía de unos 2.500 dólares en promedio. Asimismo, para ser miembro de LACNIC y tener derecho a recibir direcciones IP, los proveedores deben necesitar un mínimo de 4 mil números IP.
A partir de esta base, Echeberría aclaró que los proveedores pueden clasificarse en tres grupos: large, médium y small, de acuerdo con la cantidad de direcciones I! P.
Actualmente, 50% de los miembros de LACNIC pertenecen al grupo ‘small’ y el resto se divide en partes casi iguales entre las otras dos categorías. Antel, por ejemplo, está entre los 15 mayores proveedores de América Latina.

Importancia de LACNIC en Uruguay

Desde el 2002 la sede de LACNIC está ubicada en Potosí 1517. Allí trabajan siete personas aunque Echeberría subrayó que el organismo está ‘en pleno crecimiento’.
El director ejecutivo estimó que para et 2006 la cantidad de empleados superará las 20 personas y su presupuesto de funcionamiento -que originalmente fue de 140 mil dólares, y que hoy ronda los 720 mil- será superior al millón de dotares.
Consultado sobre la importancia de que la sede de LACNIC se encuentre en Uruguay, Echeberría destacó las ventajas económicas, políticas y estratégicas que esto supone.
Desde el punto de vista económico, LACNIC genera puestos de trabajo, favorece la captación de inversiones extranjeras en el país e imp! ulsa un mayor movimiento de venta de insumos para abastecer a este tipo de organismos.
Desde le punto de vista político, a partir de LACNIC otras organizaciones vinculadas con la informática también decidieron instalarse en Uruguay.
Según informó a Búsqueda Ida Holz, directora del Servicio Central de Informática de la Universidad de la República y de la Red Académica, CLARA ya tiene personería jurídica en Uruguay.
LACTLD, por su parte, comenzará a tramitar esta designación próximamente. Consultada sobre las sedes físicas que tendrán estos organismos en el país, Holz informó que los directorios de ambos organismos aún no discutieron este aspecto.
Ecomlac ya está en Montevideo y desde este año comparte la sede con LACNIC. Si bien su director ejecutivo, Antonio Harris, y su presidente, Oscar Messano, son argentinos la sede legal está en Montevideo.
La actividad formal de Ecomlac es el desarrollo del comercio electrónico en la región, los estudios sobre posibles b! arreras comerciales, la capacitación, el control de las firmas digitales y, si bien su tarea no es establecer las normas del comercio electrónico, sí pueden asesorar en esa materia.
Este organismo está formado por 14 empresas vinculadas al comercio y la red de 9 países de la región. En representación de Uruguay, los socios son Antel y la Cámara de Comercio.
Estratégicamente, estas iniciativas ‘convierten a Uruguay en un polo informático para la administración de recursos de Internet en América Latina y el Caribe’, concluyó Echeberría.