Deuda bruta aumentó US$ 1.800: en semestre.

En tanto, bajó el nivel de endeudamiento neto en los primeros seis meses del año

La aplicación de políticas monetarias de carácter contractivo para contener la inflación –con la emisión de instrumentos de regulación para extraer pesos del mercado y reducir la liquidez–, impulsadas por el Banco Central (BCU), llevó a un incremento de la deuda pública global del Estado en el primer semestre del año.
En el segundo trimestre del año, en cambio, ganó terreno el crecimiento de la deuda del gobierno central –contraída en su mayoría con el sector financiero –, como causa del incremento total del endeudamiento público.

Sin embargo, en ambos períodos de tiempo, el crecimiento de los activos de reserva compensó con creces el mayor nivel de endeudamiento de la economía, por lo cual la deuda neta –obligaciones que no se encuentran cubiertas por las reservas del Estado– mostró una tendencia a la baja.

Según los datos difundidos ayer por el BCU, la deuda bruta del sector público creció 11% respecto al valor de cierre de 2007 (US$ 1.799 millones) en los primeros seis meses del año y 4,5% en el segundo trimestre, hasta los US$ 18.118 millones. En términos netos, en cambio, el nivel de endeudamiento retrocedió 2% y 3,8%, en el primer semestre y el segundo trimestre, respectivamente, ubicándose en US$ 9.474 millones.

Deuda del BCU. El escenario macroeconómico de los primeros seis meses del año estuvo signado por un crecimiento del nivel de precios y una caída del dólar como consecuencia de un contexto internacional que premiaba la entrada de capitales a la economía y las exportaciones de bienes locales.

La abundancia de dólares en la economía local y las expectativas de los operadores que preveían un descenso aún mayor en el valor de la divisa hicieron que la moneda local se apreciara casi 10% en la primera mitad del año.

La caída del dólar deterioró la competitividad de la economía. Para evitar que el dólar pronunciara aún más su tendencia a la baja, el BCU incursionó en el mercado cambiario y adquirió moneda extranjera en repetidas oportunidades.

Con el fin de evitar que la inyección de pesos en el mercado empujara al alza la inflación, el BCU emitió deuda para absorber el excedente.

De este modo, en el primer semestre, la deuda pública del BCU aumentó 43,5%, lo que explica tres cuartas partes del crecimiento total del endeudamiento del Estado. La deuda del gobierno central, en cambio, se incrementó 4% y, en el caso de las empresas públicas, 26,9%.

Moneda y plazos. Según los datos difundidos ayer, el 58% de la deuda se encuentra nominada en dólares y 36% en moneda local.

Estos datos muestran una tendencia a la desdolarización de las obligaciones del Estado, dado que a fines de 2007 el porcentaje de la deuda contraída en dólares ascendía al 62% y 31% era la que se encontraba nominada en pesos.

En lo que respecta a los plazos, 5% vence dentro de menos de un año, 12% tienen un plazo de entre uno y cinco años, en tanto el 88% deberá ser cancelada dentro de más de cinco años. En los últimos seis meses, se registró un recorte a la mitad de la deuda a mediano plazo, que pasó a representar 6% del total, aumentando a 88% las obligaciones a largo plazo.