DGI encontró en falta al 18,6% de las empresas en el interior

De esta forma, casi el 34% de las empresas relevadas en los 18 departamentos del interior estaba en infracción.

En el caso de aquellas que no estaban pagando impuestos se detectó firmas que habían declarado que clausuraban su actividad aunque seguían su negocio. Otras directamente “nunca se habían inscrito”, dijo a El País el director de Rentas, Eduardo Zaidensztat.

En estos casos se procedió a registrarlas en tanto las empresas que estaban pagando por el régimen de pequeñas empresas pasarán a hacerlo por el sistema general.

Zaidensztat dijo que en las inspecciones de agosto se cambió la estrategia y en lugar de desplegar las fiscalizaciones en los centros de las ciudades “los funcionarios se dirigieron a la periferia”. “Además se visitó localidades en las que casi no se daban inspecciones y se encontró un alto nivel de informalismo”, dijo el director de la DGI.

Dado que todavía siguen siendo altos los porcentajes de ilegalidad, Zaidensztat dijo que la oficina está dispuesta “a cambiar de táctica todo el tiempo”.

Uno de los problemas que plantearon en otras oportunidades los técnicos de la DGI en sus inspecciones, es que al reservar lugares para hospedarse la voz de que los funcionarios llegarían se corría por toda la ciudad en la que se proponían trabajar, lo que frustraba algunos operativos. Por este motivo, se adoptó la medida de hacer visitas “sorpresa”.

COMPROMISO. El director de Rentas dijo que está avanzado el acuerdo para implantar un compromiso de gestión que firmarán la DGI y el Ministerio de Economía y supondrá un “sacrificio adicional” en la recaudación para lo que resta de 2005 y 2006.

Este incremento obedece a la mejora en la inversión que deriva de la aplicación del decreto de modernización de la DGI. A pesar de ello, Impositiva aspira a ser contemplada en una suba de los “gastos de funcionamiento”, que permitan un mayor soporte para una mejor fiscalización.

La DGI debió presentar también ante el ministerio un plan de estructura y funcionamiento de la División de Grandes Contribuyentes, que fue creada a través de la reforma del organismo de Rentas. Está previsto que la misma controle a unas 500 empresas que concentran la mayor parte de la recaudación.

RETIRO. La DGI publicó la semana pasada la lista de los funcionarios que aceptaron quedarse en la institución dentro del sistema de incompatibilidad y dedicación exclusiva. Finalmente fueron 120 los que optaron por retirarse de la institución. Esta deberá resolver ahora cómo llenará esas vacantes, que según el sindicato de funcionarios de la DGI, se “sentirán” por la “experiencia acumulada” que poseían los funcionarios que dejaron la oficina.