DGI espera una andanada de consultas a fin de mes

La Dirección General Impositiva (DGI) se prepara para recibir un aluvión de consultas hacia finales de mes y comienzos de agosto, una vez que se concrete el primer descuento del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) sobre el salario de los trabajadores en actividad.
El director general de Rentas, Nelson Hernández, dijo a El Observador que en el organismo aguardan que el nivel de preguntas sobre el nuevo impuesto se incremente en forma sustancial sobre esa fecha.

El funcionario explicó que, por el momento, la cantidad de consultas diarias descendió en comparación con las cifras previas a la implementación del nuevo régimen tributario, que comenzó a regir el 1º de julio.

En las semanas anteriores a la entrada en vigencia de la ley tributaria, que fue aprobada en diciembre por el Parlamento, la DGI recibía en el entorno de 5.000 inquietudes diarias.

Luego, en los días previos a la entrada en vigor del nuevo sistema, llegaron a recibirse alrededor de 7.000 consultas al día.

Pero luego, en los días subsiguientes, esa cantidad descendió para situarse en el orden de 2.000 inquietudes diarias, recordó.

Sin embargo, Hernández estima que cuando finalice julio y, en particular, durante los primeros días de agosto, la cantidad de consultas volverá a equiparar las cifras de los últimos días de junio.

Para el director de Rentas, cuando las empresas entreguen a sus trabajadores la liquidación del sueldo de julio, a percibir en agosto, y una vez deducido el descuento mensual a cuenta de la liquidación anual del IRPF, seguramente volverán a generarse dudas de diversa índole.

En la DGI esperan que la mayor cantidad de dudas tenga que ver precisamente con el monto descontado por concepto de IRPF.

Al mismo tiempo, no se descarta que surjan inquietudes sobre la forma de concretar ese descuento y, asimismo, sobre el procedimiento para realizar las retenciones correspondientes.

Una de las dudas más comunes entre las empresas en los días previos a la implementación del nuevo régimen fiscal estaba directamente relacionado con las retenciones del impuesto.

En el caso de los trabajadores dependientes, las empresas –que actuarán como agentes de retención– deberán realizar descuentos mensuales, a cuenta de la liquidación anual del tributo.

El organismo informó de antemano que, en caso de comprobarse versiones mensuales del IRPF que excedan al final de cada ejercicio anual el monto debido, la diferencia será devuelta al trabajador.


Dudas. Pese a que la reforma tributaria impuesta por el gobierno lleva poco más de tres semanas de vigencia, las interrogantes en el sector empresarial sobre aspectos operativos de su puesta en marcha no parecen haberse aplacado.

Distintas fuentes aseguraron a El Observador que todavía prevalecen las dudas sobre las certezas. Una profesional que asesora a distintas empresas de industria y comercio indicó que aunque el 29 de junio a última hora la DGI divulgó varias resoluciones aclaratorias sobre distintos aspectos de la reforma todavía persisten algunas “zonas grises”.

El Observador informó en su edición del lunes 2 de julio que los cambios tributarios tomaban a las empresas con demasiadas dudas.

En ese momento, faltaba información, los tiempos no daban y la confusión era generalizada.