DGI reclama US$ 80 millones a evasores de Punta del Este

La Dirección General Impositiva (DGI) estimó en $ 2.000 millones (unos US$ 80 millones aproximadamente) el monto de la evasión impositiva realizada en los últimos años por ocho restaurantes de Punta del Este.
La cifra incluye las multas por mora, recargos y la sanción en la escala máxima de defraudación equivalente a 15 veces el monto de los tributos que se pretendió evadir, explicaron las autoridades recaudadoras.

Los comercios implicados utilizaban mecanismos de “doble facturación” para consumar la maniobra, para lo cual contaron con la complicidad de cuatro imprentas (dos de Maldonado, una de Rocha y una de Montevideo) a las que también alcanzó el pedido de clausura.

La magnitud de la maniobra llevó a que la Dirección de Rentas solicitara el levantamiento de la feria judicial para presentar denuncias penales por los delitos de defraudación tributaria, asociación para delinquir y falsificación de documentos contra los propietarios de los establecimientos, que enfrentarán, asimismo, embargos genéricos, específicos y otras acciones administrativas, dijo ayer el director de Rentas, Eduardo Zaidensztat.

En tanto, los empresarios lograron evadir por el momento la aplicación de las clausuras –que ya cuentan con autorización de la justicia civil- a través del recurso de inconstitucionalidad presentado por el estudio jurídico que asesora a cinco de los restaurantes implicados, como ya informara El Observador.


Medidas cautelares. En la órbita civil, el órgano recaudador presentó medidas cautelares que implicaron la imposición de embargos específicos contra las ventas con tarjeta de crédito y al contado de las empresas evasoras, para lo cual se solicitó a la justicia que imponga interventores judiciales de caja, señaló Zaidensztat.

Esta medida implicará la retención del 50% de la facturación de cada local durante la temporada de verano (entre diciembre y marzo, cuando las utilidades de las empresas son mayores) y del 25% durante el resto del año.

A esto se suma la aplicación de embargos genéricos que alcanzarán a las empresas y a 20 de sus titulares.

A nivel administrativo, la DGI dispuso la instalación de “puntos fijos” de control en forma permanente en todos los establecimientos sospechados de evasión, como forma de evitar que se repitan las maniobras de “doble facturación”.


Dalái Lama. Con una cita del Dalái Lama, el director de Rentas reflexionó sobre cual será el accionar de Impositiva ante la dilación en la aplicación de las clausuras de los ocho restaurantes. “La tolerancia y la paciencia son mucho más efectivas que la indiferencia. Lo que queremos afirmar es que la tolerancia y la paciencia las tiene la DGI dentro del debido proceso y las garantías que da el sistema judicial uruguayo, y que no actúa con indiferencia”, dijo.

El director de Impositiva señaló, además, que “acá hay mucho dinero defraudado a la sociedad uruguaya” y agregó que las sanciones “pueden diferirse” hasta la primera semana de enero de 2008.