DGI ve difícil cambiar en julio impuesto

El director de la Dirección General Impositiva (DGI), Nelson Hernández, dijo que la implementación inmediata de cambios al Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) traería “problemas” capaces de afectar la imagen de la administración tributaria.
Hernández aseguró a El Observador que “los cambios poco meditados y apurados pueden traer problemas de implementación”, y al mismo tiempo, inseguridad para el contribuyente. Esta alerta, desde un punto de vista técnico, refiere a las presiones emitidas desde el Frente Amplio para modificar desde julio el mínimo no imponible del IRPF. Además, jurídicamente también hay inconvenientes, aseguró el titular de la DGI.

“Ya para julio no entran (las modificaciones), lo que significa que los anticipos que se hagan (si rigen retroactivos al 1º de julio) van a estar mal”. Eso implica que existirán diferencias en las liquidaciones del tributo anual que forzarán a Impositiva a realizar “ajustes en los saldos”, explicó.

El problema, siguió, “es que se trata de un impuesto anual y, las normas vigentes al final del período se aplican para todo el ejercicio. Si la ley (que aumente el mínimo no imponible del IRPF) no lo especifica y dice que solo modifica a partir de tal fecha, vale para todo el ejercicio. A no ser que se diga que se aplica proporcionalmente sobre los ingresos a partir de tal fecha”, explicó.

Hasta el momento, el Ministerio de Economía propuso tres cambios, a saber: el aumento del mínimo no imponible –probablemente hasta los $12.425–, la opción de tributar por núcleo familiar y la duplicación de las deducciones por hijos menores.

Como sea, la mayoría de los sectores del Frente quieren que el aumento del mínimo imponible sea “ya”, para contrarrestar las mayores retenciones que tuvieron en general los trabajadores en julio por el aguinaldo y lo que adeudan aquellos que tienen dos ingresos y descubrieron ahora que le deben a la DGI aporte no realizados. Además, estos sectores quieren tener cuanto antes un impacto positivo en la clase media.

En cuanto a comenzar ahora a liquidar el IRPF por núcleo familiar, en todos los niveles existe consenso en que la DGI no está pronta para este paso. Para eso debe adaptar el sistema informático y los procesos de cálculo para una variante sumamente compleja. Lo mismo deben hacer las empresas, cuyos empleados decidan acogerse a esta opción.

Por eso en el oficialismo hay acuerdo en que la opción del núcleo familiar no entre en vigencia si no hasta el año 2009. Y puede ser en enero o incluso más adelante.

Donde no hay acuerdo es en la fecha de entrada en vigencia del nuevo mínimo imponible. Los sectores que apuran una definición de Astori quieren que se aplique con retroactividad a julio de 2008. Los sectores que respaldan al ministro de Economía acompañan la tesis de que es más seguro aplicarlo desde enero de 2009 y se apoyan en valoraciones del director de rentas.

El manejo del MEF. Por estos días, las definiciones sobre el tributo se manejan de forma “hermética” al más alto nivel dentro del Ministerio de Economía, con el subsecretario Mario Bergara como articulador de las resoluciones.

Incluso, desde filas técnicas de la Dirección General Impositiva (DGI) –que será el brazo ejecutor de las modificaciones–, ya se mira con recelo el hecho de no haber sido ni siquiera consultados para definir los cambios, y más aún, no contar con un indicio claro de la fecha en que entrarán en vigencia, informaron fuentes de la institución.

Ese aspecto cobra una especial relevancia en virtud de que se arriesga la “credibilidad” de la administración tributaria frente al contribuyente.

Posiciones. Al mismo tiempo, las modificaciones sobre el IRPF sirven de excusa para plantear posiciones en la interna preelectoral del partido de gobierno. El asunto sirvió para marcar la cancha entre los que apoyan al ministro Astori y al líder del Movimiento de Participación Popular, José Mujica.

En el MPP dicen incluso que las modificaciones al IRPF deben ingresar a la discusión parlamentaria por Diputados, ni bien termine de votar la Rendición de Cuentas, lo que ocurrirá mañana viernes.

Desde AU se rechaza cualquier tipo de presión sobre Astori y se advierte que para tomar una decisión “responsable y seria” –como dijo Vázquez en marzo pasado– se debe esperar a tener todos los datos y las cifras de lo que fue el primer año de ejecución del nuevo impuesto, algo que todavía no está.

Y es que recién a fines de agosto se tendrán los datos definitivos del IRPF, advirtió el director de la DGI, Nelson Hernández. Hasta el 27 del mes próximo hay tiempo para que los trabajadores que entre julio y diciembre de 2007 tuvieron dos o más fuentes de ingreso presenten su declaración jurada. Con esta información y los datos de enero a junio de 2008, que se recogen por estos días, se cerrará el círculo sobre el primer año de vigencia del nuevo sistema tributario.

La decisión de elevar el mínimo no imponible del IRPF se adoptará este mes en base a estimaciones y no a datos concretos.