DGI y la Cámara de Comercio polemizan sobre informalismo.

El pasado viernes 15 de mayo la institución dio a conocer los valores que se desprenden de los últimos ocho años de ejercicio fiscal. En este sentido, los datos reflejaron que la evasión tributaria del IVA cayó 50,5% entre el año 2000 y el 2008. La tasa para ese último año fue de 20,6% mientras que en el 2000 era 41,7%.

Consultada por Ultimas Noticias, la economista Benavente dijo entonces que «aunque las cifras son auspiciosas hay que relativizarlas porque (el año 2008) tuvo un buen desempeño económico y porque no se ha hecho nada por combatir la informalidad». En ese momento, la asesora recordó que la informalidad representa el 40% de las personas empleadas, según datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística.

En diálogo con Ultimas Noticias, Vallarino destacó que «la preocupación de Benavente es completamente compartible, en particular por una institución como la DGI. «No obstante, en las cifras que informó la DGI sobre estimación de la evasión en el IVA no hay nada para relativizar».

El subdirector de la institución subrayó que el resultado de 20,6% de evasión en el IVA para el año 2008 (y los resultados para el resto de los años que componen el período analizado) «surgió de aplicar un método internacionalmente aceptado y conocido».

Reconoció que además de otras fuentes de información, también se toman en cuenta datos de las Cuentas Nacionales, las que surgen de estadísticas muestrales: «Sobre cada valor puntual de la estimación puede considerarse un margen de error en más y en menos, pero esto no implica relativizar el resultado, y menos aún con el sentido que parece asignarle la economista en sus expresiones».

Destacó también Vallarino que la DGI pone a disposición la metodología utilizada y hay absoluta disposición de parte de la institución a responder a inquietudes en torno a la misma. Particularmente en este caso, en breve estará disponible en el sitio www.dgi.gub.uy un documento con los detalles de la aplicación del método.

En la oportunidad, Benavente puso como ejemplo la informalidad de los «techitos verdes y ferias barriales, como principales focos». A lo que el subdirector de la DGI respondió: «El 20,6% incluye la evasión de los «techitos verdes» y de las ferias barriales. Pero también incluye la de negocios que tienen evasión nula. La economía uruguaya tiene altos niveles de concentración empresarial en la mayoría de los sectores de actividad económica. Esta realidad no escapa al comercio y en particular al comercio minorista, donde buena parte de la oferta está altamente concentrada en grandes empresas, todas ellas formalizadas».

«Es comprensible que alguien que camina por la calle y que no maneja información agregada, sospeche que este 20,6% es algo bajo, porque ve repetidamente pequeños negocios en la informalidad y tal vez no se imagina que hay que contar muchos, pero muchos, almacenes, pequeñas tiendas de vestimenta, bares y peluquerías con evasión de 100% para compensar el 0% de evasión de un gran local comercial, como puede ser un hipermercado o un centro comercial. Es comprensible sí, pero para alguien desinformado, no para una economista que trabaja para la Cámara de Comercio y que seguramente conoce muy bien el poder de mercado que tienen las grandes empresas representadas por ese gremio», finalizó Vallarino.