Diálogo con Argentina está ‘roto’, aseguró el canciller

«El anuncio de esta semana (Argentina dijo que llevará el tema al tribunal internacional de La Haya) indica que no hay voluntad de dialogar. El diálogo está roto y no por voluntad de mi país», dijo el ministro al diario Clarín, de Buenos Aires.

Estas afirmaciones del ministro se conocieron ayer, en instancias previas a la última reunión de la Comisión Binacional por las plantas que tendrá lugar a partir de las 10 horas de hoy en le Cancillería.

La delegación argentina que se hará presente hoy en este encuentro se verá reducida a una representación poco más que nominal, admitieron a El País fuentes del gobierno, dado que la reunión de una subcomisión técnica se levantó abruptamente el viernes en Buenos Aires.

Esto hará que en el encuentro de hoy se presenten dos informes, ante la imposibilidad de lograr un acuerdo entre los representantes de ambos países, dijeron los informantes.

Gargano afirmó ayer que la parte argentina interrumpió unilateralmente el viernes el trabajo de aquella comisión técnica binacional que buscaba una salida para la controversia.

«El diplomático argentino Raúl Estrada Oyuela (representante de asuntos ambientales de la Cancillería) ingresó a la reunión que la subcomisión que trata el tema llevaba a cabo en Buenos Aires, y le indicó a todos los miembros —argentinos y uruguayos— que levantaran la sesión, porque el informe común no iba a existir», relató Gargano.

El canciller aseguró que en ese ámbito se había consensuado 85% de los temas tratados, y que se trabajaba para un primer informe, a partir del cual se iba a seguir negociando.

«Se rompió la oportunidad de que el diálogo pudiera continuar por carriles amigables», afirmó.

CUMBRE NO. Gargano aclaró que no está prevista reunión alguna para tratar este tema entre el presidente Tabaré Vázquez y su homólogo argentino, Néstor Kirchner, y negó que se hubiera considerado la posibilidad de una mediación de Brasil, socio de ambos países en el Mercosur.

Uruguay ya decidió acudir a los tribunales del Mercosur, anunció además.

Gargano reveló que su gobierno podría haber admitido otros ámbitos de participación y control de Argentina sobre el impacto ambiental de las plantas, pero ahora ya no lo hará.

El canciller se quejó además de los cortes de tránsito por manifestantes del lado argentino en los puentes que unen los dos países por sobre el río Uruguay, sobre cuya margen uruguaya se construye la planta de la finlandesa Botnia y se proyecta otra de la española Ence.

En particular, criticó el bloqueo de once camiones chilenos que llevan insumos para esas obras. «Esa retención es ilegal, los camiones fueron secuestrados», acusó.

En otro orden, el canciller Gargano comenzó a instrumentar la conformacion de una subcomisión técnica para estudiar el problema. En estas horas, cursó la invitación a todas las fuerzas políticas para que nombraran a sus delegados. Se espera que la comisión comience a trabajar esta semana o a más tardar la siguiente.