Diferencias en BROU por administración de carteras

El Banco República creará un fideicomiso que gerenciará las carteras de deudores 4 y 5 —las de mayor riesgo— lo cual constituye un capítulo central de su programa de reestructura. Sin embargo, la aprobación del plan está demorada en virtud de diferencias en el directorio de la institución sobre cómo se gerenciará ese fideicomiso.

Si bien existe mayoría de directores a favor de la solución en los términos en los cuales está redactada hoy, el gobierno procura aprobar la medida por unanimidad, informaron a El País fuentes oficiales.

La creación del fideicomiso para gestionar las carteras 4 y 5 está incluida en el programa de reestructura del República. Las diferencias entre los tres directores colorados —Daniel Cairo, Gustavo Michelín, Milka Barbato— y los dos blancos —Pablo García Pintos, Carlos Rodríguez Labruna— se centran en cómo se gerenciará el fideicomiso, aseguraron las fuentes.

La situación fue objeto central de análisis ayer, durante la reunión rutinaria que el equipo económico de gobierno mantiene los lunes.

Al término de ese encuentro, la mayoría de los participantes evitó hacer comentarios a los periodistas presentes. Sólo habló la vicepresidente Milka Barbato, quien dejó entrever una pista sobre la situación en el República. «El directorio sólo va a llevar adelante un proceso de este tipo (tercerización de cobro de carteras) si cuenta con amplio respaldo», subrayó.

El equipo económico se reunirá nuevamente esta semana con las autoridades del BROU, para continuar el análisis de la situación.

Lo cierto es que la gestión de las carteras 4 y 5 es, al menos por ahora, el palo en la rueda del programa de reestructura del República, ya que en otros capítulos existen diferencias que las fuentes consideraron de fácil reso- lución.

El República está comprometido a presentar su programa al Fondo Monetario Internacional (FMI). Una vez aprobado, el plan será enviado a la misión del organismo, encargada de Uruguay. La misión podrá completar entonces un informe técnico, que luego remitirá al directorio del organismo. Este, a su vez, aprobaría la revisión del programa que mantiene con Uruguay, y por ende la remisión de fondos.

Asimismo, la aprobación del programa de reestructura del República es un requisito para que el FMI habilite al Fondo de Estabilidad del Sistema Bancario a que le preste al banco estatal U$S 100 millones para su capitalización, que fueron aportados por organismos internacionales.

En otras palabras, las fuentes coinciden en que la administración de la «cartera pesada» del BROU es el principal tema que está obstaculizando la concreción del plan de reestructura e, indirectamente, la aprobación por parte del FMI de la revisión del programa económico con el correspondiente desembolso y la autorización que el mismo organismo debe dar para utilizar los recursos del Fondo de Estabilización y capitalizar al propio BROU.

HIPOTECARIO. En tanto, la reestructura del Banco Hipotecario también fue analizada ayer. La presidenta y el vicepresidente del Hipotecario, Graciela Pérez Montero y Gerardo Saxlund, acordaron con sus pares del República una revisión del convenio de pagos que ambas instituciones mantenían desde hace varios meses.

El acuerdo permitirá, según las fuentes, que el Hipotecario pague al República por los depósitos que le transfirió —unos U$S 780 millones— y al mismo tiempo mantener liquidez suficiente para sostener su operativa.