Diferencias entre gremios y gobierno por salarios.

Los sindicatos plantearon su aspiración de tener un primer ajuste salarial en el mes de mayo, y de poder recuperar la pérdida salarial producida durante los cinco años de gestión de Jorge Batlle. El gobierno —representado por la Oficina Nacional de Servicio Civil, la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, y el Ministerio de Trabajo— entiende que lo que «corresponde» es ajustar los salarios públicos en el mes de junio.

El encuentro se produjo ayer de mañana en el Edificio Libertad, con participación de representantes del secretariado ejecutivo del Pit-Cnt, de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios Públicos (COFE), así como de los sindicatos municipales y judiciales.

Los gremios pusieron sobre la mesa la pérdida salarial de los últimos cinco años que, según sus cálculos, varió entre 14 y 18%, dependiendo del sector.

El dirigente del Pit-Cnt Fernando Pereira, dijo a El País que se aspira a recuperar la pérdida durante el presente año de gestión y «llegar al punto de partida del gobierno de Batlle», para lo cual «habrá que negociar».

La administración de Tabaré Vázquez reconoce la pérdida salarial de los funcionarios públicos, aunque aún no puede precisar si son correctas las cifras que manejan los gremios. El gobierno aún recibe informaciones «dispersas» sobre las retribuciones en todas las áreas del Estado y lo antes posible realizará el cálculo de la pérdida salarial, dijeron fuentes oficiales a El País.

«Queremos que en cada sector se convenga la recuperación de la pérdida, por lo cual se solicitó la información respectiva al gobierno, a los efectos de saber si hay coincidencias en este punto o si también debe discutirse en materia numérica cuál fue la pérdida del período», explicó el dirigente sindical.

MAYO. Los gremios públicos aspiran a recibir el primer aumento salarial el próximo mes, y quieren recibir «algún punto más» de ajuste que el Indice de Precios al Consumo (IPC). Entienden que la ley «habilita» a ajustar los sueldos en mayo, pero hay conciencia de que es un tema a discutir: «primero queremos negociar los plazos y después el porcentaje del ajuste».

El gobierno, en tanto, aseguró a la dirigencia sindical que no habrá pérdida salarial, aunque eso no convence a los gremios: «Nosotros decimos que tiene que haber recuperación», sostuvo Pereira.

Según las autoridades, «lo que corresponde» es ajustar en junio, aunque ambas partes coinciden que la decisión final dependerá del curso de las negociaciones.

PLANTEOS. El gobierno aceptó ayer dos planteos gremiales que habían sido realizados en la primera reunión. Uno de ellos es mantener un ámbito de discusión «superior» entre la administración y los sindicatos públicos, más allá de los subgrupos que se han establecido: administración central e Instituto Nacional del Niño y el Adolescente (INAU), entes autónomos, así como enseñanza y organismos autónomos.

Allí se negociarán los «temas generales» del Estado y, por eso, se formará una comisión «pequeña» que elaborará la agenda y el cronograma de reuniones. Además del tema salarial, los gremios pretenden discutir allí los lineamientos generales sobre negociación colectiva, tercerizaciones, y reforma del Estado, entre otros temas.

La administración aceptó, además, convocar a dos ámbitos de discusiones para los gremios judiciales y municipales, que en principio no habían sido incluidos en las negociaciones.

Fuentes del gobierno explicaron, de todos modos, que primero se hablará con el Congreso de Intendentes y con la Suprema Corte de Justicia porque se trata de «poderes independientes» y no existe interés de «negociar en su nombre».

«Ellos se comprometieron en la necesidad de negociar, no necesariamente en la obligación de acordar», sostuvo Pereira.