Diferencias entre los ruralistas

De las cuatro entidades agropecuarias que encabezan la huelga de productores rurales contra un aumento en los derechos a la exportación de granos, solo la Sociedad Rural Argentina (SRA) y la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro) elogiaron la invitación al diálogo que hizo ayer la presidenta argentina Cristina Fernández.
La Federación Agraria Argentina (FAA) y las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), que representan a los pequeños agricultores, ganaderos y tamberos y las federaciones regionales, resolvieron continuar la huelga hasta que el gobierno no presente una propuesta concreta para resolver la situación de los pequeños productores.

El presidente de la FAA, Eduardo Buzzi, dijo al canal local de noticias TN que “en este momento sigue el paro porque no está claro de qué se trata, aunque entendemos que la presidenta ha dado un giro… Que traduzcan con claridad qué significa que le van a dar otro trato a los chacareros”. El discurso de Fernández “no colmó nuestras expectativas”, agregó Néstor Roulet, vicepresidente de CRA.

Los dirigentes rurales de las cuatro entidades prometieron reunirse hoy para tomar una decisión conjunta.

Como gesto de buena voluntad, los productores decidieron levantar algunos de los cientos de bloqueos de rutas que mantienen desde hace días.

Indignados con el aumento a los derechos a la exportación de la soja y girasol dispuesto por el gobierno, los productores mantienen suspendida desde hace 16 días.

El gobierno mantiene una dura pelea con el campo, tras ratificar el martes el aumento de los tributos a las exportaciones de soja, cuya alícuota elevó de 35% a 44%, lo que encendió la mecha de la rebelión.

La soja es el principal producto de exportación del país, y el valor de su actual cosecha ronda los US$ 24.000 millones, en tanto que las ventas externas alcanzarán a unos US$ 13.000 millones.

Incidentes. En la provincia de Córdoba, con importante actividad agrícola, camioneros intentaron superar un piquete por la fuerza.

El intento fue impedido por agricultores, lo que abrió paso a una refriega que dejó un herido y que fue controlada por fuerzas de seguridad apostadas en la zona, según imágenes de televisión.

En otro bloqueo en Santiago del Estero se vivieron momentos de tensión entre huelguistas, camioneros y pasajeros de varios ómnibus de larga distancia, que llevaban 48 horas varados en la ruta.

Los camioneros impedían el paso de los viajeros en represalia a la decisión de los agricultores de no permitir la circulación de sus vehículos de carga.

Finalmente, los productores abrieron el paso pero obligaron a los camioneros a tirar la mercadería antes de seguir viaje. Los bloqueos seguían a pesar de la amenaza del gobierno de liberar los caminos con la Gendarmería.

En tanto, el desabastecimiento de productos básicos se hacía más evidente en supermercados y almacenes, mientras que en el principal mercado mayorista de carnes, en Buenos Aires, no ingresó ayer ganado vacuno por quinto día consecutivo. Según afirmó el diario Clarín en su edición digital, ante la falta de harina no habrá pan en una semana. (El Observador, AFP y AP)