Diferencias oficiales ponen nota de riesgo a plan de conectividad.

El elemento de la transición más complejo entre el gobierno actual y el que llega es el Plan Cardales, lo que deriva en una serie de dudas acerca del rumbo que tomará la administración en materia de conectividad.
Mientras el Poder Ejecutivo de Tabaré Vázquez afirma que el camino es la apertura hacia los privados y explora en el exterior la posibilidad de usar redes de Internet inalámbricas, los asesores de José Mujica piensan todo lo contrario y así lo afirman en un documento entregado al Frente Amplio y al propio presidente electo.

Diferencias. Por un lado el actual gobierno envió en estos días una misión a Corea para conocer la nueva tecnología WiMax, que brinda la posibilidad de conectarse a Internet a través de una red inalámbrica con una potencia mucho mayor que el WiFi y por tanto podría ser aplicable al Plan Cardales sin la necesidad de tender cables por todo el país. Eso llevaría a ahorrar dinero en cableado. El ministro de Industria y el director de la OPP están en ese país desde el miércoles.

Del otro lado, la comisión asesora del nuevo gobierno en materia de telecomunicaciones le recomendó al FA y al presidente electo hacer una apuesta total al Estado como diseñador de las políticas en esa área y sostiene que se debe usar el cableado de ANTEL como forma de vender el servicio de la transmisión de datos (banda ancha) a toda la población. Quieren un monopolio estatal en esta área.

El informe que esa comisión entregó al Secretariado del FA y a Mujica –al que accedió El Observador– no solo recomienda mantener en suspenso el decreto del presidente Vázquez de noviembre pasado (que abrió la puerta a la participación de privados en el Cardales), sino que además afirma que las telecomunicaciones son un área estratégica donde el negocio no es lo más importante.

Creen que, por el contrario, las telecomunicaciones deben ser tomadas como herramienta de inclusión, reafirmación de la identidad y cambio cultural, dice el texto.

Mercado. El informe de la comisión, presidida por la futura directora de ANTEL Carolina Cosse, e integrada con un delegado de cada uno de los sectores del FA, señala que se debe mirar con ojos bien abiertos el mercado de las telecomunicaciones y cada una de las medidas que se tomen allí, porque es el nicho con más desarrollo.

Destaca que es un mercado trillonario (en 2007 se invirtieron en todo el mundo US$ 1,2 trillones), que representa en promedio el 3% del PBI del mundo. En Uruguay, el sector en 2008 alcanzó al 4,41% del PBI (ver gráficas).

En ese sentido, el informe destaca que la enorme capitalización de las empresas multinacionales en el área les permite tomar medidas impensables para sus competencias nacionales. Sin embargo, Vázquez piensa distinto al resto del Frente.

El decreto que emitió el 30 de noviembre abrió la puerta a que las compañías privadas de telecomunicaciones brinden el servicio de triple play que se propone el Plan Cardales: telefonía fija, Internet y televisión por cable a través de un mismo soporte.

Por el contrario, el informe de la comisión creada por Mujica dice que es importante que el Estado cuente con la herramienta de las telecomunicaciones para sí, porque es un área estratégica de la cual también depende el grado de independencia del país.

Agrega que el mercado tecnológico es una fuerza productiva imparable y que puede ser la tabla de salvación de países como Uruguay.

El documento sostiene que se debe tomar como ejemplo el referéndum de las empresas públicas de los años de 1990 para no dejarse “influenciar” por el discurso del mercado, ni “endilgarle a ANTEL ineficiencias que no tiene”.

Prioridad ADSL. A diferencia del actual gobierno, que explora el WiMax (ver página 4), los asesores del nuevo gobierno afirman que se debe usar el cable, aprovechando la inversión ya hecha por ANTEL.

El informe sostiene que la telefónica estatal tiene llegada al 95% de los hogares, sobre el 98% del territorio y que logró desde 2005 a 2009 pasar de 28 mil clientes con banda ancha a 350 mil.

Agrega que el decreto de Vázquez expone a un alto riesgo el desempeño financiero de ANTEL, al “habilitar” que en la banda ancha los operadores extranjeros “exploten en forma oligopólica los segmentos de mayores recursos, mientras ANTEL brinda el servicio al resto de la sociedad”. Los asesores de Mujica agregan que la banda ancha (a través del ADSL) es fundamental porque retiene clientes de telefonía y argumentan que se han invertido centenas de millones de dólares en eso (ver apunte).