Difícil reunión internacional para hallar vías de solución

ANSA

Las Naciones Unidas, el Banco Mundial, la Unión Europea y delegaciones de 15 países participarán en la conferencia sobre Líbano que tendrá lugar en la sede de la cancillería (Farnesina) en el intento de lograr un alto el fuego y desplegar en el sur de Líbano una fuerza multinacional de paz.

Los países participantes son: Italia, Estados Unidos, Líbano, Arabia Saudita, Canadá, Chipre, Egipto, Francia, Alemania, Jordania, Grecia, Gran Bretaña, Rusia, España y Turquía, además del Vaticano, que fue invitado en condición de observador.

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, al llegar a la capital italiana, declaró que “lo más importante es abandonar Roma con una estrategia concreta”.

Pero las posiciones son bastante divergentes, lo cual hace dudar de que se logre un resultado cierto.

EEUU y Gran Bretaña persisten en su apoyo sin reservas a Israel y su ofensiva militar contra Líbano.

«NUEVO MEDIO ORIENTE»

La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, habló ayer de la necesidad de construir un “nuevo Medio Oriente” y de un cese del fuego con la condición “justa”, o sea la liberación de los dos soldados israelíes en manos de Hezbollah como precondiciones.

Por ese motivo parece tener pocas chances de prosperar la posición de los países europeos y árabes de lograr cuanto antes el alto al fuego sin condiciones, dada la crisis humanitaria que asuela a la población libanesa.

Italia, Rusia, Francia, al igual que los países árabes, apoyan la postura de Annan, que pidió un alto el fuego inmediato, seguido de negociaciones.

Italia afirmó a través de su premier, Romano Prodi, que “el primer objetivo” de la conferencia es la obtención de un alto el fuego, junto a la apertura de un corredor humanitario y una fuerza de seguridad bajo control de la ONU.

Alemania opina que Israel tiene derecho a la “autodefensa” pero también que es “necesario limitar al máximo las víctimas humanas y la destrucción de las infraestructuras”, en palabras de la jefa del gobierno, Angela Merkel.

Su canciller, Frank Walter Steinmeier, en su reciente visita a Medio Oriente, pidió una tregua inmediata en las operaciones armadas y la violencia que están teniendo consecuencias cada vez más graves en la población de Líbano.

LA PAZ Y LA GUERRA

En tanto, el rey Abdullah de Arabia Saudita advirtió que “si la opción de la paz fracasa a causa de la arrogancia israelí, no habrá otra opción que la guerra”.

“Nosotros queremos un cese del fuego, pero es evidente que la posición no es compartida por todos… es una conferencia muy difícil”, dijo a ANSA el canciller egipcio, Ahmed Aboul Gheit, en el avión que lo llevó a Roma.

“Israel piensa poder resolver con los medios militares la situación, yo no lo creo, ni siquiera si se les concediera todo el tiempo del mundo”, agregó.

El canciller egipcio, cuyo país mantiene contacto con todas las partes interesadas, Israel y Siria incluidos, calificó de “muy vaga” la expresión de Rice de un “nuevo Medio Oriente”.

“Si ello significa un estado para los palestinos y el retiro israelí de los Territorios ocupados, esto es el nuevo Medio Oriente que queremos”, explicó, a sabiendas que no es esa la posición de la Casa Blanca.

El otro punto clave de la conferencia es el de la creación de la fuerza multinacional de paz en la frontera israelí-libanesa, sobre lo cual hay un consenso generalizado, pero con matices.

El alto representante de la UE, Javier Solana, ratificó que considera fundamental la participación del bloque europeo en la fuerza multinacional de paz y agregó que hoy deben tomarse decisiones sobre la política de seguridad y ayuda humanitaria.

“Desde el inicio se ha sostenido que el compromiso europeo es fundamental y el encuentro de mañana es crucial para continuar el camino de la seguridad y para un proceso hacia el cese del fuego”, dijo Cristina Gallach, vocera de Solana.

IMPORTANCIA DE LA ONU

El primer ministro francés, Dominique de Villepin, apoyó la intervención “en el momento oportuno” de una fuerza multinacional bajo control de la ONU en Líbano.

Francia, recordó el premier, solicita “un cese del fuego inmediato en el terreno”, que debe estar acompañado de la búsqueda de una “solución política para reforzar la seguridad en el territorio israelí”.

Para el premier, el mandato de la ONU “nos parece el más apropiado porque representa la responsabilidad de la comunidad internacional en su conjunto”.

Mientras, el presidente ruso, Vladimir Putin, afirmó que la guerra en Líbano demuestra “la absoluta necesidad de aumentar la eficiencia de la ONU”.

Durante una ceremonia en el Kremlin, Putin subrayó que “la crisis en torno al Líbano ya tuvo duras consecuencias humanitarias”.

Alemania, en cambio, tiene reservas de que sus soldados empuñen eventualmente las armas contra israelíes, dado el pasado nazi y el exterminio de judíos de este país.