Dinero de Venezuela enfrentó al Hospital de Clínicas con el gobierno

Acusan a Vázquez de beneficiar un área vinculada con su calidad de oncólogo

Esto es vergonzoso! Si yo fuera diputado nacionalista, me haría una panzada con este gobierno. Y se la van a hacer. Esa plata es del Hospital y de aquí no sale”, afirmó David Sempol, delegado de los egresados de la Universidad de la República, durante una reunión del consejo directivo del Hospital de Clínicas realizada el pasado 6 de febrero.
La discusión sobre una cooperación de US$ 20 millones del gobierno de Venezuela para esa institución culminó en cuestionamientos a la decisión del presidente Tabaré Vázquez de repartir el dinero con el Instituto Nacional del Cáncer (INCA) y se acusó al mandatario de priorizar su calidad de oncológo por sobre su investidura presidencial.

En el encuentro se utilizaron las palabras “error”, “vergonzoso” y “peligroso” al considerar la actuación del gobierno al propiciar un traspaso nunca visto de dinero del Clínicas al Ministerio de Salud Pública.

Además, según las actas del acalorado encuentro, a las que tuvo acceso El Observador, la directora del Clínicas, Graciela Ubach, sugirió, sin dar más detalles, que sus teléfonos podrían estar pinchados (ver apunte).

Asimismo, la Universidad de la República emitió una resolución en la que insta al Poder Ejecutivo a que mejore su gestión en asuntos vinculados con la asistencia internacional.

Finalmente, la advertencia de Sempol se hizo realidad y el diputado nacionalista Javier García planteó el asunto en el plenario de la cámara el 12 de junio. Allí narró parte de lo conversado entre las autoridades del Clínicas y alertó a sus colegas acerca de que se aprestaban votar un préstamo cuyo destino ya había sido modificado por el Poder Ejecutivo (ver recuadro).

Todo comenzó cuando los gobiernos del presidente Hugo Chávez y el de Vázquez firmaron un acuerdo por el cual Venezuela se comprometió a prestar US$ 20 millones al Hospital de Clínicas en dos partidas de US$ 10 millones.

Pero en enero de 2007 el Poder Ejecutivo redactó un “protocolo de enmienda” y resolvió que US$ 3 millones de la segunda partida fueran derivados para la construcción del Instituto Nacional del Cáncer (INCA) del MSP. Mientras este protocolo ingresaba a estudio del Parlamento, el MSP resolvió apurar las cosas y actuar de la siguiente manera: le pidió al Clínicas que le pasara US$ 1,5 millones de la primera partida del gobierno venezolano, y que el dinero restante se lo entregara cuando llegaran los otros US$ 10 millones.


“Un ilustre senador”. El 6 de febrero el pedido llegó formalmente a la Comisión Directiva del Hospital de Clínicas y las cosas se complicaron. “Esta solicitud de traspaso inmediato requiere de asesoramiento jurídico y este punto de vista es compartido por el Rectorado”, dijo la directora Graciela Ubach abriendo el debate.

El presidente de la Comisión Directiva del Clínicas, Francisco González, explicó por qué el Poder Ejecutivo le pedía una mano al hospital. “El MSP tiene claro que la enmienda al acuerdo (con Chávez), firmada por ambos presidentes, está redactada de tal manera que establece que los US$ 3 millones provendrán de la segunda partida de US$ 10 millones, la que está sujeta a un convenio de cooperación entre ambos gobiernos. De todas maneras, están de acuerdo en que alguien dentro del Poder Ejecutivo cometió un error que no fue percibido pero que no puede llevar a otra modificación del acuerdo entre presidentes”, dijo González.

En tanto, el representante de los egresados de la Udelar, David Sempol, fue tajante. “¡Por favor! ¡Que el señor ministro de Economía Danilo Astori saque US$ 1,5 millones de otro lado y se lo envíe al MSP pero que no se los saque al Clínicas! ¡Que no embrome!”, exclamó.

Pero González se mostró proclive a “negociar” aunque dijo no saber si el Clínicas debía “ceder” hasta el punto “de dar el dinero” solicitado. Todos los participantes de la reunión advirtieron que el Clínicas no debía tomar una decisión sin antes consultar a la Udelar. “No está dentro de nuestras funciones oficiar como ente financiador. Sería como enmendar un error con otro ¿Hasta dónde va a llegar esta historia? No quiero que la Universidad de la República y el Ministerio se expongan a hacer de esto un circo público, con altos costos políticos institucionales. ¡Fíjense todo lo que pasó por una declaración jurada mal hecha por un ilustre senador!”, dijo la directora Ubach, en referencia a Leonardo Nicolini.


“Vergonzoso”. Entonces Sempol volvió a cuestionar al gobierno. “Esto es vergonzoso y estoy radicalmente en contra. Me recuerda las viejas épocas de Jorge Batlle, Sanguinetti y Lacalle. (…) Además, si yo fuera presidente de la República… jamás se me ocurriría hacer un proyecto de este tipo beneficiando a mi especialidad! ¡Y menos sacando plata del Hospital de Clínicas!”, exclamó Sempol.

Finalmente, el MSP y la Udelar firmaron un convenio en el que se establece que el Hospital de Clínicas debe traspasar al INCA US$ 1,5 millones de los US$ 10 millones ya recibidos y deberá hacer lo mismo cuando llegue la próxima partida.

En una resolución del 24 de abril, el Consejo Directivo Central de la Udelar le reclamó al Poder Ejecutivo que “el manejo de los asuntos vinculados con esa cuestión (con la asistencia venezolana) mejore sustantivamente”.

POR LEONARDO PEREYRA DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR