Director de la OMC de visita en Montevideo

Invitado por el Consejo Uruguayo para las Relaciones Internacionales, Lamy participará el miércoles por la mañana en el Edificio Mercosur de un acto de conmemoración de los veinte años del lanzamiento de la Ronda Uruguay del GATT.

Lamy mantendrá encuentros además con el presiden-te de la República, Tabaré Váz-quez, el canciller Reinaldo Gargano, con la Comisión Interministerial para Asuntos de Comercio Exterior (que integran los responsables de Ganadería, José Mujica, de Industria, Jorge Lepra, el interino de Economía, Mario Bergara y el presidente del Banco Central, Walter Cancela).

También mantendrá un encuentro privado con el Consejo Uruguayo para las Relaciones Internacionales y con empresarios.

Durante la visita de Lamy, un grupo de personalidades que participó del lanzamiento de la Ronda Uruguay efectuará un llamado a relanzar la trabada Ronda de Doha.

En declaraciones a la agencia Efe previas a su viaje a Uruguay, Lamy explicó que la Ronda Uruguay «puso nuevas piedras en el edificio del comercio multilateral, que comenzó a construirse en 1948 con el objetivo de eliminar obstáculos comerciales y contribuir al desarrollo económico de sus miembros».

En su opinión, es conveniente recordar esa «filosofía de base» en estos momentos en los que «luchamos por concluir los últimos metros en la Ronda de Doha», estancada desde el pasado mes de julio por falta de acuerdos entre los principales negociadores.

«Buscamos una mayor apertura del comercio mundial pero con reglas del juego que contribuyan al desarrollo y acaben con las injusticias comerciales que aún persisten», explicó.

Sobre el alcance que tuvo la Ronda de Uruguay, que tardó en negociarse ocho años, Lamy añadió que con ella «se incluyó a la agricultura en las reglas del comercio mundial e integró los textiles y la confección en el esquema de reglas».

«Creo sinceramente que perder todo esto sería nefasto para todos los miembros de la OMC y, en particular, para los países en desarrollo», explicó Lamy, quien, aún así, reconoció que la situación actual es más compleja.