Discusión sobre deudas a ritmo de campaña electoral

Los nacionalistas votaron con el EP, pero plantearon cambios sustanciales al texto. Alfie va hoy al Parlamento a expresar la posición del Ejecutivo, dispuesto a aplicar el veto

No sin antes pasarse facturas políticas pendientes y emprender una negociación que procuró evitar que alguno se llevara algún rédito político útil para la latente campaña electoral, los senadores del Encuentro Progresista y del Partido Nacional aprobaron en general una “ley de fideicomiso” para cobrar las cuentas pesadas de los bancos liquidados y del Banco República que será vetada por el Poder Ejecutivo si es aprobada.
La iniciativa, que busca una alternativa a la decisión del Banco Central de dejar esa tarea en manos de una entidad privada, fue presentada ayer en el Parlamento como asunto “grave y urgente” por parte del EP.

Pese al “sí” emitido cerca de la medianoche por parte de blancos e izquierdistas, el proyecto presentado por diversas gremiales no tiene ninguna posibilidad de ser aprobado en su versión original ya que en el Partido Nacional no están dispuestos a crear una nueva “figura pública no estatal”.

La iniciativa será analizada hoy en la Comisión de Hacienda del Senado con la presencia del ministro de Economía, Isaac Alfie, y del presidente del BCU, Julio de Brum, y luego quedará a estudio del grupo de trabajo. El martes 17 el plenario lo abordará nuevamente. Fuentes del gobierno dijeron que el presidente Batlle tiene la firme intención de vetar la iniciativa.

Mientras, fuera del Palacio Legislativo, una manifestación de productores y bancarios hacía ruido, en la antesala de la Cámara de Senadores una delegación de las gremiales que respaldan la iniciativa se entrevistó con políticos.

“La felonía y la traición del Banco Central se consumarán si este proyecto no se vota en 48 horas”, le dijo el presidente de la Asociación de Cultivadores de Arroz, Hugo Manini, al senador socialista Reinaldo Gargano. El suplente del candidato blanco Jorge Larrañaga, el senador Ariel Pereyra (Alianza Nacional) se puso a las órdenes de los peticionantes. “Haré lo que pueda para ayudarlos. La verdad es que me convencieron”, dijo.

Una vez comenzada la sesión, el senador Francisco Gallinal (Correntada Wilsonista) alertó acerca de que no estaba dispuesto a votar cualquier cosa. “Con el fideicomiso no hay problemas. Pero no podemos generar otro monstruo como es una figura pública no estatal” para gestionar las deudas, dijo.

Los colorados se plegaron a esa posición. “Este será un problema para el gobierno que viene. Y no me dirán que estoy bajo sospecha de jugar para el interés del mi partido”, ironizó Alejandro Atchugarry (Lista 15).

Mujica preguntó: ¿“No le valdría al gobierno , en un año electoral, fumar la pipa de la paz en un tema tan difícil?”.

El senador herrerista Luis Alberto Heber dijo que el Banco Central se había “apresurado” al adjudicar a una empresa privada la gestión de las carteras.

Gallinal le adjudicó motivaciones político-partidarias a la propuesta del EP. “Me llama la atención que hayan puesto el pie en el acelerador en este tema el mismo día en que Vázquez le dijo que no a la suspensión de ejecuciones”, señaló. En una reunión previa de Alianza Nacional se consideró que Vázquez había respaldado la posición de Danilo Astori, contraria a una ley de refinanciación de deudas, porque, si no, el candidato a ministro de Economía en un gobierno del FA hubiera “caído antes de asumir”.

En sala Astori dijo: “Me alegro mucho que Larrañaga esté buscando una salida administrativa para los deudores. Celebro este cambio porque hasta hace poco estaba a favor de la suspensión de ejecuciones por la vía legal”.

Durante la sesión, más de un legislador advirtió que el debate estaba teñido por la campaña electoral. Finalmente, los blancos se avinieron a votar en general el proyecto pero con la condición de que no le darán sanción definitiva si no se le introducen cambios importantes. Objetan la integración y cometidos de la adminstración, asó como las comisiones.