DOLAR SE DISPARA TRAS MEDIDA EN BRASIL

En la pasada jornada, el dólar saltó 1,53% cotizando a $ 20,83 en el mercado interbancario, contra $ 20,51 del cierre previo. En la pizarra al público, la divisa estadounidense subió 40 centésimos para situarse en 20,65 pesos para la compra y 21,25 para la venta.

El monto operado fue de 19 millones de dólares, sin participación del Banco Central.

Los operadores de la mesa del BROU indicaron que «el salto que pegó el dólar respondió a la tasa que impuso Brasil a las transacciones financieras con capital extranjero».

El Impuesto a las Operaciones Financiera (IOF) de 2% a los capitales extranjeros destinados a renta fija y bolsa, comenzó a regir en Brasil a partir de este martes.

La decisión brasileña de crear un impuesto de 2% a los capitales extranjeros destinados a renta fija y bolsa a partir de ayer, provocó una reacción negativa del mercado de valores y recibió críticas de analistas que consideran la medida poco efectiva para contener la apreciación del real a largo plazo.

La bolsa de valores de Sao Paulo registró una fuerte caída de 4,04% a media jornada y su principal indicador, el Ibovespa se ubicaba en 64.526 puntos, luego del anuncio formulado el lunes por el ministro de Hacienda, Guido Mántega.

El Impuesto a las Operaciones Financieras (IOF), que comenzó a ser efectivo el martes, es aplicado al capital extranjero destinado a renta fija y bolsa, y no a las inversiones productivas (como obras de infraestructura industrial por ejemplo).

El objetivo del impuesto es «prevenir la excesiva especulación y un fortalecimiento del real», la moneda brasileña, explicó Mántega.

La moneda brasileña se valorizó más del 35% frente al dólar en lo que va de 2009, un récord frente a cualquier otra de la región, según la consultora especializada Economática.

Brasil viene captando fuertes ingresos de capital, en buena parte para inversiones en la bolsa de Sao Paulo, la mayor de la región, luego de haber pasado la crisis financiera sin grandes sobresaltos y haber sido uno de los países que mostró primero señales de recuperación de su economía, luego de la debacle mundial.

Con el creciente ingreso de capitales del exterior, el gobierno brasileño mostró señales de preocupación con relación a sus exportaciones, que pierden competitividad al volverse más caras.

En los últimos meses, el Banco Central brasileño aumentó la compra de dólares en el mercado local, limitando en algo la apreciación de la moneda y fortaleciendo a la vez las reservas monetarias del país, que superan ya los 230.000 millones de dólares.

El nuevo impuesto «no será efectivo», dijo a la AFP Luis Afonso Lima, titular de la Sociedad Brasileña para Empresas Transnacionales y Estudios de la Globalización.

«No va a contener el aumento del real. Y no es conveniente porque penaliza operaciones (…) como las OPVs (Ofertas Públicas de Ventas de acciones de empresas o introducción en bolsa, IPO en inglés)», indicó.

Ejemplificó que una medida similar adoptada por Brasil en marzo de 2008, hizo poco para modificar el curso del real a largo plazo. Esa medida fue abandonada al final del año pasado luego de que estallara la crisis financiera global. El gobierno se está «disparando en el pie» con este nuevo impuesto, dijo Nathan Blanche, especialista en mercado de cambios y socio de la firma Tendencias Consulting, al diario O Estado de S Paulo.

Este analista destacó que, en las actuales condiciones, la bolsa paulista creció 140% desde comienzo de año, medido en dólares.