Dos muertos en paro de transportistas.

Un camionero murió en España y otro en Portugal ayer durante la huelga del sector del transporte que se sigue desde hace días en protesta por el alza de los precios del combustible y que provocó bloqueos en la frontera con Francia y problemas de abastecimiento.
Un camionero pereció atropellado en Granada (sur de España) cuando participaba en un piquete en el mercado al por mayor de la ciudad. En Portugal, otro transportista falleció cuando intentaba detener el avance de un camión cerca de Alcanena, unos 100 km al norte de Lisboa, en una barrera instalada por los camioneros en paro.

Estas muertes se producen en el segundo día de una huelga indefinida convocada el lunes en España por Fenadismer, segundo sindicato español de transportistas, que se unió al paro iniciado el viernes por la Plataforma en Defensa del Sector del Transporte.

Ayer también fueron detenidas unas 15 personas, casi todas participantes en los piquetes de los camioneros, por daños al orden público, agresiones o amenazas.

Fenadismer pide al gobierno medidas que compensen la subida del precio del carburante, de un 20% en lo que va de año.

Varias carreteras fueron cortadas por los camioneros y en varios puntos de España se corría el riesgo de falta de abastecimiento de nafta en las estaciones de servicio y en los supermercados.

El secretario general de la Asociación Española de Vendedores de Carburantes (Aevecar), Alejandro Moratilla, indicó que no hay amenaza de penuria general en España, aunque sí problemas “esporádicos”, sobre todo en la región de Barcelona debido al pánico de los consumidores, que se precipitaron a cargar los tanques en los últimos días.

La compra de carburante subió “entre un 30% y un 40%” en los tres últimos días, aunque la flota de camiones cisterna no pudo hacer frente al alza de la demanda, explicó Moratilla.

Los huelguistas piden una “tarifa mínima obligatoria” para el transporte porque muchas empresas practican la competencia desleal con precios más bajos, así como una reforma de las tasas del carburante.

Esta segunda jornada estuvo marcada también por el inicio del desabastecimiento de algunos productos. Por ejemplo, cayó un 95% la entrada de productos al Mercado Central de Abastecimiento de Madrid (Mercamadrid) con respecto a la semana pasada.

Los consumidores más precavidos ya han comenzado a acopiar los productos que consideran más necesarios y a vaciar las estanterías de algunos supermercados, en los que empiezan a escasear algunos tipos de carnes, frutas, verduras, y sobre todo pescado azul.

La mayoría de los afectados coincide en que los problemas serios podrían aparecer si los paros no acaban mañana. (AFP y EFE)