Duro pero cordial contrapunto entre Vázquez y privados CNCS

En los festejos por los 140 años de la gremial, su presidente, Julio Lacarte, sostuvo que la legislación actual en materia laboral «desanima al sector privado» y «conspira contra la inversión» al tiempo que «no ayuda a disminuir el desempleo».

Afirmó que si bien las cifras de inversión que presenta el Ministerio de Economía son «alentadoras» estas no han redundado en una baja del desempleo y por tanto «no sirve de nada crecer sin lograr un mayor empleo».

Vázquez contestó que el gobierno propensa «relaciones laborales equilibradas con reglas claras para todos» persiguiendo la concreción de acuerdos -que «no son ni actas de rendición ni cartas a Papá Noel»- para «que se cumplan». Y agregó que antes de que termine el período de gobierno «vamos a cumplir con lo que prometimos en la campaña», de llevar el desempleo a un dígito.

Pero Lacarte fue más allá de lo laboral y dijo que existe «preocupación» por el incremento en el gasto público que ha derivado en una mayor carga tributaria. «Compartimos en cuanto contribuya a atender situaciones sociales precarias pero sabemos que hay límites que no se pueden superar sin arriesgar contratiempos financieros porque repercutirían sobre la sociedad entera», alertó.

Como un «contrapunto a destiempo» -como el mismo lo definió- Vázquez contestó que «una cosa es el mercado y otra el vale todo». Y dejó en claro que «se crece de la mano del mercado pero se distribuye de la mano del Estado».

COMERCIO. Sin nombrar al gobierno, el titular de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios plantó sobre la mesa el fracaso de la firma de un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y puso como ejemplo a Artigas «quien firmó el primer tratado de comercio con los ingleses reafirmando la libertad de comercio». Las críticas también se dirigieron al Mercosur: «Lamentamos que algunos de nuestros socios no respondan a nuestro justo mercado de poder aplicar una política comercial más libre», dijo Lacarte.

Con un dejo de humor Vázquez, a su turno, contestó los planteos afirmando que pese a que Artigas «asumió personalmente las negociaciones», éstas «no prosperaron».

En el caso de Inglaterra los acuerdos fueron «bloqueadas por el entonces Ministro de Relaciones Exteriores británico» y en el de Estados Unidos «se suspendieron tras una indignada protesta del directorio porteño encabezado por Juan Martín de Pueyrredón». «Como verá la historia a veces se repite», dijo Vázquez arrancando el aplauso del auditorio.

El presidente insistió en que el país busca «más y mejor Mercosur» pero también «más y mejor más allá del Mercosur» por eso invitó a los empresarios a acompañarlo a fin de mes a Ecuador (donde sostuvo que existen oportunidades en farmacéutica, lácteos, vinos y software), en septiembre a Europa y en noviembre a los países del sudeste asiático para «expandir el comercio».

Lacarte compartió la necesidad de ampliar los mercados pero afirmó que Uruguay «está muy bajo» en lo que refiere a competitividad, producto de la «presión tributaria y el aumento del gasto público» además de la «burocracia que es excesiva». Y mirando al presidente sostuvo que «esperamos acciones más positivas que las que hemos escuchado» para revertir esta situación.

Vázquez no dejó pasar por alto el desafío y retrucó diciéndoles a los empresarios que «los que hacen los negocios son ustedes». Y por ello, agregó, «tienen el desafío de la competitividad en el núcleo de sus empresas». También les dijo que tienen como desafíos la calidad, la innovación, el ser eficientes y «la oportunidad de hacer buenos negocios».