Economía acompasó crecimiento mensual a la cadencia del primer trimestre de 2003

Después de la contracción de 3,40% del producto bruto interno (total de bienes y servicios que produce el país en un lapso determinado) en el último trimestre de 2002 (año del nivel más profundo de la depresión desde 1998), la economía uruguaya no paró de crecer, aunque lo ha hecho a ritmos diversos.

La media de encogimiento mensual de la economía en el último trimestre de 2002 se ubicó en 1,13%, pero ese período se convirtió en el momento en que se tocó fondo para empezar a emerger a un nuevo ciclo expansivo, como lo anticipó a fines de noviembre de ese año el presidente del Banco Central, Julio de Brun, en entrevista con este diario.

El crecimiento real de la economía depende de la evolución de las fuentes de demanda de sus productos. La demanda interna de un país está constituida por el consumo y la inversión privada, y el gasto público; la externa por los requerimientos de sus bienes y servicios desde el exterior.

La demanda interna cayó bruscamente en 2002 por diversos factores que enfrentaba la economía, el principal, la aftosa que virtualmente detuvo las exportaciones de carne, el principal rubro de demanda desde el exterior, a los que se sumó la crisis financiera, con una brusca caída del consumo y la inversión privada.

También hay factores ocultos que inciden en el desempeño de la economía, como el nivel de stock que han acumulado las empresas, el acomodamiento de los precios relativos, o cuestiones estacionales que condicionan o estimulan la demanda.

Un sistema de precios relativos registra los cambios en la relación de precios ante modificaciones en los costos de los insumos importados, las remuneraciones a los asalariados, el superávit bruto de explotación, y los impuestos indirectos netos de subsidios.

La complejidad de estas relaciones queda resumida en la información sobre la expansión o contracción de la economía. Según datos del Banco Central, en el trimestre enero-marzo de 2003 la economía uruguaya se expandió 0,50%; en abril-junio lo hizo 3,30%; julio-setiembre 2,40%; y octubre-diciembre 3%.

Otra forma de leer el comportamiento de la economía desde estos datos, es llevarlo a una media mensual de expansión. En el primer trimestre de 2003 la economía creció a una media mensual de 0,01%, se expandió a 1,10% en abril-junio, se volvió a retraer a 0,80% en julio-setiembre, y se colocó en 1% en octubre-diciembre.

Si se toma el acumulado de los dos primeros trimestres de 2003, el ritmo mensual de expansión de la economía fue de 0,63%, pasó a 0,68% por mes para los tres primeros trimestres, y volvió a crecer a 0,76% promedio para todo el año.

En el trimestre enero-marzo de 2004 el crecimiento de la economía fue de 1,70%, con una media mensual de 0,56%, por debajo del 0,63% por mes en el acumulado de los dos primeros trimestres del año pasado.

De abril a setiembre de 2003 la media mensual de crecimiento fue de 0,95%; de abril a diciembre subió a 0,96%; y para el año cerrado en marzo de 2004 cayó a 0,86%, lo que está confirmando que el desempeño de la producción nacional de bienes y servicios entró en un proceso de reducción de su nivel expansivo.

Tomando la media mensual a partir de la acumulación de trimestres, se genera otra aproximación a esta evolución. La economía uruguaya creció a un ritmo medio de 0,46% mensual en los últimos seis trimestres, aceleró el ritmo a 0,72% en los últimos cinco trimestres, volvió a aumentar a 0,86% en los últimos cuatro trimestres, pero cayó para estabilizarse en 0,78% para los últimos tres y dos trimestres.