Economía de Brasil con fuerte contracción al cierre de 2008.

La economía de Brasil tuvo su máxima contracción en el cuarto trimestre y las compañías eliminaron personal y redujeron la producción en respuesta a la crisis crediticia global.
El Producto Bruto Interno (PBI) cayó 3,6% en el cuarto trimestre, respecto al período anterior de tres meses, informó ayer el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística en Río de Janeiro.

Fue el mayor descenso desde que comenzó la serie actual en 1996, dijo el organismo. La economía se expandió 1,3%, respecto del mismo período del año pasado, menos del pronóstico de 1,9% surgido de la encuesta de 31 economistas consultados por Bloomberg. La economía de Brasil se expandió 5,1% el año pasado, en comparación con 5,7% en 2007.

El presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva aseguró nuevamente ayer que el país no entrará en recesión, a pesar de la brusca contracción del cuatro trimestre de 2008.

“Aunque (el crecimiento en el primer trimestre de 2009) sea próximo a cero, Brasil será uno de los pocos países del mundo, tanto entre los emergentes como entre los grandes, que no tendrá una recesión como ocurre en otros países ricos”, afirmó el mandatario, reiterando su visión.

“Lo que ocurrió con el PBI (en el cuarto trimestre de 2008) ya era esperado por el equipo económico. Teníamos conciencia de que, en función de lo ocurrido a partir de octubre, tendríamos un trimestre muy flojo. Pero también tenemos conciencia de que es posible recuperarse”, señaló Lula, quien reiteradamente ha insistido en que Brasil está bien parado para enfrentar la crisis.

“Pienso que tendremos a partir de abril o mayo un período de crecimiento y también que podemos llegar al fin de año con un buen nivel de recuperación”, señaló en declaraciones a periodistas.

En la visión del mandatario brasileño, “el susto ya pasó” y “no había necesidad de encender una luz roja de alerta”.

En las últimas semanas, desde comienzos de año, la economía brasileña ha recibido varias malas noticias, particularmente en el sector industrial, que ha registrado una fuerte contracción de la actividad, así como en el nivel de empleo, que tuvo caídas significativas en diciembre y enero.

También la moneda brasileña, el real, y las exportaciones sufrieron los embates de la debacle financiera global que estalló en setiembre y que limitó el crédito a nivel local al igual que ocurrió en muchos otros países.

Lula agregó que la crisis dejó algunas lecciones, que deberán ser analizadas en la reunión que el

G-20 financiero tiene prevista para el mes próximo en Londres.

“Si es verdad que faltan unos US$ 700.000 millones u US$ 800.000 millones para hacer fluir otra vez el crédito internacional, tenemos que discutir quién va a colocar esos recursos”, apuntó.

tasas. “El dato del PBI podría ser el clavo final en el ataúd para una reducción de tasas mucho más profunda de 150 a 200 puntos básicos esta semana”, dijo, antes del informe, en una nota Nick Chamie, jefe de investigación de mercados emergentes de RBC Capital Markets.

Se vaticina que el banco central reducirá hoy la tasa de préstamo referencial un punto porcentual entero por segunda reunión consecutiva a 11,75%, según el cálculo mediano de 47 economistas en una encuesta de Bloomberg. (Bloomberg y AFP)