Economía pidió a privados propuestas de asociación

La ronda comenzó el martes con patronales y trabajadores de la construcción, siguió ayer con el sector de industria —en especial la agroindustria— continuará hoy con el comercio y los servicios, terminando la primera etapa el viernes con los actores agropecuarios.
Las reuniones fueron encabezadas por el jefe de asesores del Ministerio de Economía, Fernando Lorenzo, y otros jerarcas de los ministerios que correspondan a cada sector de actividad.

En el encuentro del martes Lorenzo dijo que la intención es duplicar el empleo y el Producto Bruto Interno de la construcción durante el quinquenio, reducir la informalidad y mejorar las condiciones de trabajo, según dijeron a El País asistentes al encuentro.

Lorenzo insistió en que el Presupuesto dejará poco margen para la inversión en obra estatal y llamó a empresas y sindicalistas a idear propuestas de asociación entre el sector público y privado, destacando las posibilidades de financiamiento a través de fideicomisos. Los empresarios adelantaron que es necesario abatir el costo de financiamiento de mediano y largo plazo, excluyendo costos tributarios en los créditos.

Lorenzo dejó abierta la invitación para presentar ideas para mejorar la tributación en el sector a fin de ser consideradas en la reforma impositiva. A pesar de ello relativizó el impacto de la tributación en el incremento de la informalidad —se estima en 60%— ya que hubo bajas impositivas en el sector y el volumen de obra y trabajo en negro sigue siendo relevante.

Ayer hubo una reunión con sindicalistas y representantes de la Cámara de Industria, la Asociación Rural, las empresas pesqueras y los frigoríficos.

Allí se conversó sobre el margen reducido para mayores estímulos fiscales aunque fuentes de la reunión dijeron a El País que no se cerró la puerta para impulsar alguna iniciativa este año. Lorenzo admitió el planteo de los empresarios de que tanto Argentina como Brasil dan mayores incentivos e insistieron sobre la posibilidad de exonerar las utilidades cuando se utilizan para reinvertir.

Lorenzo coincidió con el planteo sobre el peso de las tarifas sobre la producción —especialmente el combustible—y dijo que se va hacia una reducción lenta de la incidencia de la carga fiscal en los precios de las empresas y que se intentará llegar a una paridad con los precios de importación al término del quinquenio.

Los planteos privados sobre el efecto negativo de la baja del dólar se enfrentaron a la postura oficial sobre que no existe peligro sobre la competitividad por a evolución del tipo de cambio.