Economía recibió lluvia de críticas por Rendición

LA SESIÓN de la Comisión de Presupuesto integrada con Hacienda en Diputados tuvo momentos de tensión. En la sesión se hizo presente el ministro Dando Astori junto a los restantes jerarcas de su Cartera, y del director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Carlos Viera, el director general de Rentas, Eduardo Zaidensztat, y autoridades de la Oficina Nacional de Servicio Civil.

Los nacionalistas cargaron contra varios artículos de la Rendición de Cuentas, como ser la creación de cargos de confianza en ministerios y organismos públicos. En ese sentido, el diputado José Carlos Cardoso (Herrerismo) fustigó la incorporación de 12 cargos en el Ministerio de Desarrollo Social y el aumento salarial concedido a algunos cargos ya existentes.

La compra de dos radares destinados a la Fuerza Aérea también generó un debate en la sesión ya que el diputado Jorge Gandini (Alianza Nacional) manifestó estar «perplejo» por el desembolso de U$S 25 millones. Recordó que las autoridades nacionales había afirmado que ambos aparatos llegarían al país gracias a una donación del Estado español.

Por su parte, Carlos González Álvarez, del mismo sector, fustigó que el texto «mantenga la inequidad dentro de los salarios de los funcionarios públicos» y criticó que no se haya resuelto este punto en el tiempo entre que se aprobó el Presupuesto Quinquenal y se inició el tratamiento de este proyecto. El legislador pidió, a su vez, que se rebajen seis o siete puntos al IVA porque tanto estudios internos como externos reconocen que la recaudación de los organismos estatales ha aumentado. El equipo económico le contestó que acceder a este planteo sería ingresar en políticas «anticíclicas» y que no era prudente conceder una rebaja en la actualidad.

El diputado colorado José Amorín (Lista 15) planteó que el gobierno había manifestado que la reforma tributaria y la reforma del sistema de salud ingresaría de, forma simultánea al Parlamento para su estudio, pero que esto no sucedió. Criticó, también que generen gastos de U$S 300 millones en momentos en los que se debería actuar con más prudencia. Al responderle, Astori le dijo que si bien ambas reformas se complementan, no necesariamente debían ser tratadas y aprobadas a la vez por el Poder Legislativo. Sobre el millonario gasto, el jerarca fue categórico al defender la cifra en infraestructura para potenciar «el país productivo» y otorgarle recursos a los sectores mis postergados de la sociedad.