Economía revisa al alza varias de las proyecciones para este año

El ministro de Economía, Danilo Astori mostró mejores perspectivas en cuanto a crecimiento de exportaciones, creación de puestos de trabajo y actividad económica, en una charla organizada por la Asociación de Promotores Privados de la Construcción (Appcu).

Pese a que el presidente de la Appcu, Hebert Cagnoli lo presentó «en su doble condición de ministro y «precandidato a la Presidencia», Astori aclaró que estaba «exclusivamente» en su condición de ministro de Economía. «No soy candidato, ni precandidato a nada», afirmó. De todas maneras, su posicionamiento en temas claves de futuro en materia energética y educativa lo muestran como tal. (Ver aparte)

En cuanto a empleo, el Ministerio de Economía había previsto la creación de 30.000 puestos de trabajo a fines del año pasado, que luego elevó a 39.000. Ayer Astori dijo que se crearán 40.000 empleos este año. Destacó la «tendencia muy positiva en materia de empleo y desempleo».

Respecto a las exportaciones de bienes y servicios, Economía preveía llegar a los US$ 9.000 millones en 2008, pero Astori dijo ayer que «nadie se extrañe si este año llegamos, y creo que vamos a llegar, a US$ 10.000 millones de exportaciones».

Previamente, el miércoles, el ministro afirmó que «seguramente este año (la economía va a crecer) por arriba de las metas que ya hemos anunciado (de 5,25%)». Además, ayer señaló que «Uruguay puede estar ingresando en una etapa histórica de crecimiento económico» en referencia al aumento del potencial del Producto Interno Bruto (PIB).

El crecimiento tendencial del PIB (la capacidad de mayor actividad) pasó de 2,8% en 2005 a 4,6% en 2007. Ese es el aumento posible del PIB en el largo plazo.

Las revisiones al alza de las proyecciones macroeconómicas encuentran sustento en algunas cifras de los primeros cuatro y cinco meses de mayo, entra las que se encuentra el crecimiento de la recaudación de Impositiva. (Ver nota aparte)

Entre otras, mencionó que en el período enero-abril de este año se recibieron proyectos de inversión por US$ 650 millones, «una cifra notablemente superior a la de igual período del año pasado».

También recordó que la inversión en maquinaria y equipos creció 74% en el primer trimestre. Además destacó que las exportaciones crecieron 53% en mayo respecto a igual mes de 2007, para mostrar que caída del dólar «no muestra indicios de perjuicios significativos» en la competitividad, ante una pregunta del auditorio.

SHOCKS. En la presentación sobre las perspectivas de la economía uruguaya, señaló que se han «minimizado los riesgos de shocks externos» y que «Uruguay se encuentra en una situación fortalecida para enfrentar un deterioro del contexto internacional».

Astori aprovechó para rebatir las críticas de la oposición y algunos analistas económicos sobre que el gasto público es excesivo.

Varias veces reiteró el concepto de «prudencia fiscal» y afirmó que el mayor gasto previsto para 2009, «no implica de ninguna manera abandonar el principio de responsabilidad fiscal».

Apoyado en gráficos, mostró que el gasto total se mantiene estable, alcanzando a 30,4% del PIB en 2009, cifra similar a la de 2004 (último año del gobierno de Jorge Batlle).

«Estamos cuidando mucho el gasto aún en el momento de mayor margen de maniobra (fiscal)», espetó.

Otro de los aspectos que rebatió fue el de que parte de las presiones inflacionarias provienen del lado de la demanda. Reconoció que «siempre hay inquietud» de que la suba de salarios presione al alza a los precios, pero afirmó que «el salario no ha sido un factor de inflación del país».

Enfatizó en que «no tenemos inflación de demanda» y que sí se enfrentan «impactos de oferta» porque los precios de los alimentos continúan elevados a nivel internacional y porque se encareció el petróleo.

ARGENTINA. Ante una pregunta del auditorio sobre si preocupaba la compra de tierras por parte de argentinos, Astori dijo que la información que tenía eran por versiones. De todas maneras afirmó que «hay inversiones de argentinos que quizás disconformes con las políticas internas de ese país, están invirtiendo en Uruguay». Señaló que «no es un tema de cédula de identidad (…) en tanto estén encuadradas en el enfoque de desarrollo del país».