Economía y MSP estudian el impacto de reforma sanitaria

Los ministerios de Economía y Salud Pública están realizando estudios de impacto para saber cómo repercutirá en los bolsillos de los uruguayos la reforma de la salud, proyectada originalmente para ser aplicada a partir del 1° de enero de 2008 y que se sumará al nuevo régimen tributario vigente desde el 1° de julio pasado.
La ministra de Salud Pública, María Julia Muñoz, dijo a El Observador que se analizan eventuales cambios a la reforma para contemplar planteos de legisladores del FA que plantean postergar la entrada en vigencia de la iniciativa.

En el oficialismo algunos parlamentarios están preocupados por eventuales efectos electorales adversos de las reformas, en caso de que sean percibidas en forma negativa por una parte significativa de la ciudadanía. Algunos parlamentarios del FA no quieren arriesgarse a implementar una nueva reforma, que implica para algunos más descuentos salariales, antes de despejar el efecto de la reforma tributaria.

Los diputados que representan al Frente Amplio (FA) en la comisión de Salud de la Cámara de Diputados, Álvaro Vega (Movimiento de Participación Popular) y Luis Gallo (Asamblea Uruguay), plantearon algunas dudas a la ministra sobre el proyecto original, ya que todos los trabajadores deberán aportar el 6% de sus ingresos para la salud, pero no todos recibirán beneficios (ver infografía).

Un ejemplo son los trabajadores que no tienen hijos, que deberán pagar lo mismo que quienes los tengan, a diferencia de que estos últimos no tendrán que pagar una cuota mutual para ellos.

Muñoz reconoció a El Observador que hay legisladores del FA con dudas “legítimas” sobre estos aspectos y que han planteado retrasar la puesta en funcionamiento del nuevo Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS) hasta que haya acuerdo.

Si bien el MSP estudia alternativas, la ministra aseguró que “en verdad, la reforma de la salud ya está en marcha”, debido a que ya se votó la descentralización de ASSE y la creación del fondo que financiará el nuevo sistema sanitario, el Fonasa.

Destacó que el próximo 1° de enero de 2008, cuando el SNIS funcione a pleno, se incluirán más de 500.000 niños al sistema.

Respecto a la polémica sobre si corresponde que todos los trabajadores aporten el 6% de sus salarios para obtener cobertura mutual, tengan o no hijos menores, Muñoz dijo que ella, a pesar de tener hijos mayores de 18 años, está a favor de incrementar el aporte mensual.

“Estoy de acuerdo en pagar más y en hacerlo por las familias que sí tienen hijos menores de edad; esto se llama solidaridad intergeneracional”, sentenció Muñoz.

La ministra reconoció también que el proyecto de reforma de la salud puede sufrir cambios si en el Parlamento los legisladores así lo resuelven.


¿Cambios?“Si los legisladores lo entienden conveniente puede haber cambios, tienen independencia para hacerlo”, expresó.

Sin embargo, Muñoz advirtió que trabajan junto a los legisladores del FA para llegar a un acuerdo con el gobierno.

“Vamos a llegar a un acuerdo dentro del Frente y el gobierno”, aseguró la ministra, quien advirtió además que para el 1° de enero “aún falta mucho” y que las “diferencias se van a saldar”.

Los legisladores Vega y Gallo han sostenido en varias oportunidades que se deben buscan consensos con los partidos tradicionales, pero para Muñoz es necesario llegar primero a un acuerdo dentro del oficialismo, para después buscar un consenso con la oposición, algo que parece poco probable (ver nota aparte). Más allá de que en el Poder Ejecutivo fue recibida con tranquilidad la posición de los diputados Vega y Gallo, sus pares, los legisladores, se molestaron bastante con el planteo público del asunto.

Ayer, en la reunión de la bancada parlamentaria del FA que realizan los coordinadores de ambas cámaras con el vicepresidente Rodolfo Nin Novoa el tema estuvo sobre la mesa.

Los parlamentarios acordaron solicitarle opinión tanto al MPP como a Asamblea Uruguay para saber si la postura planteada por los legisladores forma parte de una opinión de sector o es una posición personal .

Fueron varios los que manifestaron su molestia, no con el planteo de fondo, sino con la forma.

El senador de AU, Alberto Cid, fue uno de ellos. “Nos sorprendió cómo nos enteramos de la postura de los compañeros, porque nos reunimos todos los martes y nunca se planteó la idea de llevar la reforma para más adelante”, dijo Cid.

Para el legislador, “sería un error postergar la realización de la reforma porque esto va a aportar solución a cientos de miles de jóvenes y niños que hoy no tienen mutualista”.

Agregó que si bien es claro que hay una dificultad en algunos hogares, se está buscando la forma de compensar la situación de los que no tienen hijos y que los trabajadores igual deberán pagar el 6%.

La Vertiente Artiguista tiene una postura bastante similar. El diputado Edgardo Ortuño también manifestó su sorpresa ante las consideraciones de sus compañeros, pero sostuvo que es necesario atender la situación planteada por Vega y Gallo.

De todas formas señaló que a la reforma “hay que aplicarla cuanto antes”.

En la bancada de senadores oficialista realizada ayer también se habló la situación de manera informal y fueron varios los legisladores que plantearon sus molestias por el planteo realizado por los diputados.

El tercer proyecto de la reforma ya está aprobado por la comisión de Salud del Senado, pero no será pasado al plenario hasta mediados de agosto, lo que ya implica un retraso con las planes establecidos inicialmente para poder ser aplicada a partir de 2008.