Ecos de la tragedia porteña: discotecas toman recaudos

Pese a contar con la habilitación municipal correspondiente y tener la autorización de la Dirección Nacional de Bomberos, al menos dos locales nocturnos de Punta del Este contrataron el servicio 272 de ésta repartición estatal –un símil al servicio 222 de la Policía–, una reacción notoriamente originada en el incendio que provocó más de 180 muertos en la discoteca República de Cromagnon en la ciudad de Buenos Aires (ver información en páginas 18 y 19).
En tanto, personal de la Dirección de Investigaciones de la Jefatura de Policía de Maldonado, de la Intendencia y un oficial de Bomberos, realizan visitas nocturnas a establecimientos con habilitación para verificar el cumplimiento de las normas y detectar la existencia de locales que eventualmente estén abiertos al público sin cumplir con el trámite habilitante.

Sólo en el mes de diciembre, Bomberos concedió 55 autorizaciones en esta zona del país, entre restaurantes locales bailables, pubs y prostíbulos.

Las inspecciones tienen carácter rutinario, pero notoriamente la situación generada en la discoteca del vecino país despertó un alerta excepcional en torno al tema.

No obstante, el destacamento de Bomberos de Maldonado cuenta con un solo oficial para efectuar esta tarea.


Incendios. En materia de incendios, la situación en esta zona del país ha estado “tranquila”, dijeron a El Observador fuentes del destacamento fernandino.

Desde el 20 de diciembre –fecha en que entró en vigencia un edicto estableciendo medidas preventivas por parte de la Policía del fuego– se han registrado algunos focos ígneos de escasa entidad, todos ellos provocados por descuidos en zonas rurales.

El edicto prohíbe la realización de quemas y fuegos en todos los predios forestados del país, en especial en la franja costera del río de la Plata y el Océano Atlántico, “donde existe continuidad de vegetación o forestación, en condiciones aptas para la propagación de fuegos o incendios”.

El destacamento de Bomberos de Maldonado dispuso la presencia permanente de un camión autobomba en la zona de Solanas y otro en La Barra, y seguramente en los próximos días cuente con otro vehículo similar en la zona del puerto de Punta del Este.

Asimismo se dispuso un patrullaje en motos en lugares altos, para advertir fogatas o quemas en zonas de campo.

El destacamento de Piriápolis, en tanto, dispuso una vigilancia especial con personal instalado en el cerro Pan de Azúcar, un lugar desde donde se tiene una visibilidad de vasto alcance y donde el año pasado se verificó un incendio de proporciones.