Ecuador en la recta final rumbo a la constituyente

La iniciativa del mandatario de instaurar una nueva Constitución, es uno de los proyectos de los que viene hablando desde que era solamente candidato a la presidencia, en 2006. Hace cinco meses, el presidente logró un respaldo contundente luego de que por amplísima mayoría (un 82%), los electores aprobaran la instalación de la Constituyente. Hoy, la popularidad de Correa se mantiene alta, superando el 70%.

Faltando cuatro días para los comicios, el oficialismo cuenta -según sondeos- con grandes posibilidades de alcanzar la mayoría absoluta, con lo cual podría promover proyectos de ley sin depender de pactar acuerdos con la oposición. De los 130 cargos en disputa, se estima que los partidarios del mandatario obtendrían 66.

Este triunfo es clave para el proyecto del presidente, pues así controlaría la Asamblea, la cual tendrá amplios poderes, pese a que sus resoluciones deberán ser aprobadas mediante referéndum. En un reflejo de confianza, Correa ha dicho que pondrá su cargo a disposición de la Asamblea y renunciará si la población -unos 9,3 millones de personas- elige a la «partidocracia», término con el que define a los partidos tradicionales.

PROPUESTAS. Precisamente, la oposición ha manifestado su rechazo a una propuesta que sería resultado directo de un triunfo oficialista: la disolución del Congreso, al que Correa tildó de «corrupto e incompetente», en favor de una comisión legislativa temporal, integrada en base al resultado de los comicios.

De los 3.229 postulantes, los más destacados son los ex candidatos presidenciales Álvaro Noboa, líder del Partido Renovador Institucional Acción Nacional (Prian), León Roldós, que encabeza las listas por el movimiento Red Ética y Democracia (RED) y Gilmar Gutiérrez, hermano del ex mandatario Lucio Gutiérrez, por el Partido Sociedad Patriótica (PSP).

En tanto, el presidente Correa impulsa la campaña del ministro de Energía, Alberto Acosta, postulado por la alianza socialista Acuerdo País.

El frente opositor llega dividido a esta instancia. Sin embargo, todos los contrincantes concuerdan en poner freno a las iniciativas reformistas de Correa. Durante su campaña, los candidatos de derecha han apelado al miedo como estrategia, sosteniendo que el presidente conduce al país hacia el «marxismo», siguiendo el proyecto que empezó en Cuba, o a la «tendencia socialista» que hoy pregonan tanto Hugo Chávez en Venezuela como Evo Morales en Bolivia.

La Asamblea entrará en funciones el próximo 31 de octubre con el cometido de redactar una nueva Constitución, en reemplazo de la vigente que data de 1998, teniendo un plazo de seis meses, con posibilidad de acceder a una prórroga de tres meses más.

No obstante, el proyecto, tras su fase legislativa, deberá ser sometido a decisión de la ciudadanía en un referéndum.