Educación quedará sujeta a ingresos, recortes y créditos

Enclaustrados en el tercer piso del rústico edificio de la calle Colonia y Paraguay, el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, y su equipo finalizaban en la madrugada de hoy un verdadero cóctel de números, estimaciones y compromisos a futuro con el propósito de que el presidente Tabaré Vázquez pueda declarar en las próximas horas que cumplirá con la educación en el proyecto de ley del presupuesto quinquenal 2006-2010, que será remitido a la hora 23 de hoy al Parlamento, al filo del plazo constitucional que tiene el Poder Ejecutivo para hacerlo.
La meta de asignarle a la enseñanza el equivalente al 4,5% del Producto Bruto Interno (PBI) al final del período se convirtió para el equipo económico en una cuestión de Estado, a partir de que Vázquez dio el lunes la orden de alcanzar el objetivo aunque sea sacrificando recursos de otras áreas consideradas no prioritarias por el gobierno de izquierda.

No obstante, el objetivo comprometido no está garantizado, a la luz de que el cóctel está conformado por asistencias a la educación que están subordinadas a la evolución del crecimiento de la economía y, por ende, de la recaudación, y por otras que emergerán al final del período, a partir de recortes que sufrirán todos los ministerios en el rubro inversión.

En efecto, en el intento de no quedar en offside con la educación, el equipo económico resolvió ayer incrementar los créditos contenidos en una “cláusula gatillo” (de US$ 50 millones a US$ 136 millones), que habilitará al Poder Ejecutivo a otorgarlos a la enseñanza (fundamentalmente a la Administración Nacional de Educación Pública y a la Universidad de la República) durante el quinquenio “siempre y cuando los ingresos del Estado superen las previsiones”, informaron ayer a El Observador fuentes oficiales.

Los informantes dijeron que en caso de que la recaudación no supere las proyecciones, “se dejará una instancia abierta” orientada a tomar créditos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) adicionales a los US$ 1.200 millones ya acordados con ese organismo, agregaron. Empero, los informantes señalaron el equipo económico consideró que se recurrirá al BID “como situación límite”, en función de que el país no “está en condiciones” de incrementar su deuda pública.

Adicionalmente, las fuentes oficiales confirmaron ayer que el gobierno procurará que los recursos extras para llegar al 4,5% del PBI provengan de una “poda” de las inversiones correspondientes al año 2009 pautadas con todos los incisos de la Administración Central. Las fuentes informaron que los recortes “serán del entorno del 6%”.

Por otra parte, indicaron que la batería de medidas para contemplar los requerimientos de la educación “se completarían” con refuerzos de recursos en el rubro retribuciones e inversiones, que pueden surgir de una redistribución de partidas no utilizadas o de proyectos “que finalmente pueden no se llevarse a cabo”.


Retiros incentivados. En tanto, el proyecto de ley presupuestal que ingresará hoy a Diputados incluirá la derogación de la norma que impide la prohibición al ingreso de funcionarios públicos, que rige desde el año 1991, dijeron las fuentes.

También se crea un sistema de incentivos al retiro anticipado de los trabajadores estatales, por el cual se los remunerará con el 60% del sueldo por cinco años. Así se busca implantar “un recambio generacional” en una administración pública “envejecida”, con un promedio de 50 años de edad.