EE.UU. y Uruguay alertan sobre auge de carrera armamentista.

Vázquez y Clinton, luego de una entrevista de 40 minutos en las oficinas del Departamento de Estado, enfrentaron a un «enjambre de periodistas» estadounidenses, de agencias informativas y de Uruguay, luego que la ex primera dama rompiera el fuego para expresar que para la Casa Blanca «Uruguay es un aliado y un amigo de larga data. Son dos países democráticos que comparten una amplia gama de principios que permiten ver un futuro entre ambos, pacífico y próspero».

A lo largo de la conferencia de prensa se destacó que las «relaciones comerciales bilaterales» habían centrado la charla, dejando en claro que no se piensa por el gobierno de Barack Obama en un cambio de política. Por el contrario se «trabajará para intensificar un acuerdo de gran importancia en los rubros de lana, corderos y cueros», respondió Clinton, ante las dudas puestas de manifiesto por las interrogantes sobre una política de los demócratas menos abierta que la sostenida por los republicanos de la mano del presidente George W. Bush. «Hablamos específicamente de los temas que mencionó la secretaria de Estado y acordamos el compromiso de actuar juntos para mejorar la relación también en lo que va más allá del comercio, como el intercambio artístico, cultural y científico», agregó Vázquez.

Clinton señaló que quería reconocer especialmente que era el primer año que Uruguay había actuado como miembro de la Agencia de Energía Internacional para mantener la seguridad global y prevenir la proliferación nuclear. «Y estamos agradecidos al liderazgo uruguayo y también por su efectiva participación en las misiones de paz, que ayudan al mundo, y en su política de impulsar el desarrollo de energías alternativas en la lucha contra el cambio climático», agregó.

La secretaria de Estado mostró su satisfacción por el «adelanto científico tecnológico exhibido por Uruguay, especialmente en la investigación oncológica, un tema sobre el cual el presidente es experto», dijo Hillary Clinton.

Ante una nueva inquisitoria sobre la compra de armas por Venezuela a Rusia, el presidente Vázquez reiteró conceptos y fue más enfático en su contestación: «No sólo estamos preocupados por el tema del avance armamentista, sino que lo rechazamos, creemos que no conduce a ningún lugar dar ese destino a tantos recursos económicos, cuando nuestra región es la peor en la distribución de la riqueza».

Para el mandatario, América del Sur tiene cientos de millones de gente que vive por bajo de los niveles de pobreza, miles de niños afectados, todo un panorama que podría ser evitado deteniendo esos fondos destinando a armas para volcarlos en la salud, educación, en profundizar la inversión en la educación. «Creo, repito que serían muchos más útiles esos dineros si fueran para trabajar a favor de nuestras sociedades», concluyó Vázquez.

Clinton agregó con tono severo: «Urgimos a Venezuela a que sea transparente, clara acerca del objetivo de esas compras de armas; esperamos que podamos ver un cambio de actitud y recibamos explicaciones que aseguren que esas armas no se desvíen a los grupos armados, terrorista o a las pandillas dedicadas al tráfico de drogas u otros carteles».

Venezuela obtuvo un crédito por US$ 2.000 millones para la compra de armamento a Rusia, informó el domingo el presidente Hugo Chávez, quien destacó la adquisición de 92 tanques T72 y un número no determinado de sistemas antiaéreos a ese país, tras una amplia gira internacional.

Ya en 2008, Rusia había concedido un crédito de US$ 1.000 millones a Venezuela para financiar la cooperación técnico-militar de los dos países, suma a la que hay que añadir los US$ 4.400 millones gastados por el gobierno de Chávez desde 2005 en la compra de 24 aviones caza Sukhoi-30, 50 helicópteros de combate y 100.000 fusiles de asalto Kalashnikov, entre otros.

Colombia anunció recientemente el descubrimiento en un campamento de la guerrilla de las FARC de lanzacohetes de fabricación sueca que provenían del Ejército venezolano. Chávez dijo que esas armas eran de sus Fuerzas Armadas, pero que habían sido robadas en 1995.