EEUU asegura que reconstrucción avanza en Irak

Más de 1.200 soldados de la 173ª división aerotransportada estadounidense participaron el martes en una importante operación de casi 17 horas destinada a capturar al ex número dos del régimen iraquí, por el cual Estados Unidos ofrece una recompensa de 10 millones de dólares. La operación se desarrolló en particular en la ciudad de Hawija (80.000 habitantes), a unos 250 km al norte de Bagdad.

Si bien los estadounidenses no consiguieron apresar a Ezzar Ibrahin, arrestaron a su secretario, Saad Mohamed Al Duri. Según el jefe de la policía de Kirkuk (norte), el general Turhan Yussef, este hombre podría ser uno de los que suministran fondos a los combatientes antiestadounidenses, pues estaba en posesión de 40.000 dólares cuando fue detenido.

«Seis personas resultaron heridas cuando resistieron a la detención por parte del ejército estadounidense en varios poblados alrededor de Hawija» y más de cien fueron detenidas durante la operación, agregó.

Algunos responsables estadounidenses acusan a Ezzat Ibrahim, ex vicepresidente del Consejo de Comandancia de la Revolución (CCR, instancia dirigente del régimen iraquí de Saddam Hussein), de coordinar los ataques contra las fuerzas estadounidenses en Irak.

En Washington, la responsable del Departamento de Estado encargada de la reconstrucción de Irak, Robin Raphel, destacó los progresos logrados en el terreno.

Según Raphel, los medios informativos dan a conocer dos «concepciones erróneas»: «El caos reina en Irak» y «los estadounidenses son los únicos en el terreno».

«Los medios informativos también deberían poner el acento en que los servicios básicos (para la población) vuelven a funcionar», insistió.
La responsable hizo notar que fuerzas de 32 países participaban en la reconstrucción de Irak, que la mayoría de los hospitales y clínicas estaban funcionando, que la producción de enegía eléctrica había vuelto «a su nivel anterior a la guerra» y que el sisteme judicial funcionaba.

Esta fuente señaló que se han creado más de 10.000 empleos en Irak desde comienzos de mayo y afirmó que unos 30.000 policías iraquíes se encargan de la seguridad en las calles.

A pesar de esta imagen alentadora, dos senadores demócratas estadounidenses, Christopher Dodd y Jon Corzine, de visita en Bagdad, estimaron que los recursos otorgados para la reconstrucción del país podrían resultar insuficientes, y dijeron desear dar un papel a las Naciones Unidas. «Me pregunto si tenemos ya todos los recursos y los hombres para cumplir las tareas y las misiones que pensamos», declararon.

En Japón, el gobierno aprobará su plan de despliegue militar en Irak la semana próxima, según la prensa local, para la cual las primeras operaciones japonesas de reabastecimiento de las fuerzas estadounidenses y británicas tendrán lugar no antes de enero.

Inicialmente prevista para el viernes, la adopción del «plan de base» que prevé el despliegue de mil hombres fue postergada para la semana próxima, después de los funerales de dos diplomáticos japoneses asesinados recientemente en Irak.

(AFP)