EEUU decide si le sube o le baja el pulgar a Bush

Los estadounidenses eligen a los nuevos congresistas que los representarán. Pero en los tiempos que corren, las legislativas de hoy parecen más un plebiscito, en el que los estadounidenses decidirán si respaldan o le bajan el pulgar al presidente George W. Bush y a sus políticas.
El impopular conflicto en Irak estará en la mente de cada votante, al igual que lo estuvo a lo largo de toda la campaña. Demócratas y republicanos le han sacado partido a esta guerra que comenzó en 2003. Los demócratas critican las fallas en la estrategia, los republicanos defienden su “guerra contra el terrorismo” y acusan a la oposición de no presentar propuestas alternativas.

Los comicios de hoy supondrán una dura prueba para Bush. Si los republicanos son derrotados, el mandatario tendrá que lidiar durante dos años con un Congreso adverso y su partido quedará en una posición incómoda de cara a las presidenciales de 2008. Los republicanos son mayoría en el Congreso desde 1994 cuando rompieron con 40 años de dominio demócrata.

La desaprobación al gobierno de Bush asciende a un 61%; el mismo porcentaje que considera que la intervención en Irak fue un error. De hecho, un 72% quiere un pronto plan de retirada de las tropas estadounidenses.

La sensación de inseguridad no amainó con las medidas bélicas que adoptó Bush tras los ataques del 11 de setiembre de 2001. Al ciudadano estadounidense le preocupa mucho la seguridad nacional, pero a la vez, está cansado de la guerra: un 67% prefiere la utilización de métodos diplomáticos para resolver los conflictos y solo un 28% elige la opción militar.

La muerte de más de 2.800 soldados estadounidenses en tierras iraquíes –103 solo en octubre–, la inestabilidad en este país con una violencia sectaria en aumento, y el terrorismo que no ha mermado, tampoco ayudaron a Bush en la campaña electoral.

Según las encuestas de opinión, Irak ha sido el tema que más ha preocupado a la población. Más que la economía en la primera potencia del mundo.

La condena a muerte del ex dictador iraquí Saddam Hussein fue tomado por varios demócratas como una movida de Bush, para influir en la opinión de la los electores y ganar votos. Desde la Casa Blanca aclararon que el momento del anuncio de la sentencia, dos días antes de las elecciones de hoy, no tuvo nada que ver con la política estadounidense y que ese fue un tema de la corte iraquí, afirmó ayer el diario The New York Times.

Con intención o sin ella, Bush ayer recibió la buena noticia de que los republicanos subieron en los sondeos de los últimos días.

La última encuesta sobre intención de voto, divulgada ayer, señaló que si bien la oposición encabeza las preferencias de los electores, la diferencia con los republicanos se redujo.

El estudio del diario USA Today y la encuestadora Gallup indicó que 51% de los probables electores indica que votará por los demócratas, mientras que 44% prevé hacerlo por los republicanos. Hace dos semanas la diferencia era del 13%.


Hispanos. El tema de la seguridad fronteriza es otra de las tareas que abordará el Congreso en estos tiempos de muro entre Estados Unidos y México. La polémica sobre el ingreso de inmigrantes ilegales al país, será otra cuestión que estará hoy en la agenda de los votantes.

Unos 200 millones de hispanos se encuentran habilitados para sufragar hoy en la renovación del Congreso, entre los cuales se incluyen unos seis millones de latinoamericanos, una cifra récord para una comunidad de 42,7 millones de personas.

Hoy los votantes estadounidenses deberán elegir a la totalidad de los miembros de la Cámara de Representantes (435 legisladores), así como a 33 de los 100 senadores.

Actualmente el Partido Republicano posee 230 de los 435 puestos en la Cámara, contra 201 de los demócratas (más un independiente que vota generalmente con ellos).

En el Senado, los republicanos ocupan 55 de las 100 bancas y los demócratas 44, en alguna ocasión con el apoyo de un independiente. La oposición necesita ganar 15 bancas adicionales en la Cámara de Representantes y seis en el Senado para tomar el mando del Congreso. (Redacción con agencias y Graphic News)