EEUU pide apoyo a la ONU para crear fuerza de paz en Irak

Fuentes de la Casa Blanca indicaron, bajo la condición del anonimato, que el presidente George W. Bush ha ordenado al secretario de Estado, Colin Powell, que viaje a Nueva York para iniciar las negociaciones destinadas a crear esa fuerza.

Señalaron que la decisión final fue tomada durante una reunión entre Bush y Powell celebrada el martes en la Casa Blanca, con el fin de conseguir el acuerdo del Consejo de Seguridad para la creación de ese contingente internacional.

Añadieron que las conversaciones se realizarán principalmente con los diplomáticos británicos, principales aliados de la intervención militar en Irak, así como con los de Francia y Rusia, dos países que se opusieron a la guerra para derrocar al ex presidente iraquí Sadam Husein.

Una fuente del Departamento de Estado indicó que EEUU ya ha preparado un proyecto de resolución del Consejo que explica la forma en que los países pueden contribuir.

«Se trata de la forma de definir el papel vital de las Naciones Unidas en los sectores políticos, militares y económicos y sobre las formas en que los miembros de la organización pueden ayudar en los esfuerzos del pueblo iraquí», agregó.

Las fuentes no se refirieron a la insistencia de EEUU de mantener su autoridad sobre todas las operaciones que se realicen en Irak si se crea una fuerza multinacional.

El subsecretario de Estado, Richard Armitage, dijo la semana pasada que EEUU estudiaba la creación de una fuerza multinacional patrocinada por la ONU, pero «bajo dirección de un comandante estadounidense».

Sin embargo, las fuentes indicaron que el proyecto de resolución podría incluir una disposición sobre las tareas de la ONU en la preparación de las futuras elecciones en Irak.

Además de Powell, Bush también se reunió con el presidente de la Reserva Federal (banco emisor), Alan Greenspan, para analizar el costo de la reconstrucción iraquí y el número de efectivos militares que se necesitan en esa tarea, dijeron fuentes de la Casa Blanca.

«Hemos comenzado a trabajar para determinar el costo preciso y las necesidades exactas» de la ocupación militar en Irak, manifestó a los periodistas el portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan.

Paralelamente, se conoció un informe de la Oficina de Presupuestos del Congreso que indica que, en el marco de las actuales disposiciones políticas, el Departamento de Defensa podría sostener una fuerza de ocupación de sólo 38.000 efectivos militares para una permanencia prolongada en el país.

Actualmente, Estados Unidos mantiene desplegados en Irak a más de 146.000 soldados, un número que según algunos legisladores no es suficiente para estabilizar a ese país.

Según el senador demócrata Robert Byrd, quien pidió el estudio y ha sido uno de los críticos más duros de la política de Bush en Irak, el análisis demuestra que el Gobierno debe pedir formalmente la creación de una fuerza multinacional de paz de la ONU.

Los ataques guerrilleros casi diarios contra las tropas estadounidenses y el costo de la ocupación militar y la reconstrucción de Irak han causado creciente preocupación en el Gobierno y en el Congreso.

En los últimos días legisladores republicanos y demócratas han pedido al Gobierno que dé a conocer cuáles serán los costos reales de la ocupación.
Cifras oficiales indican que el gasto mensual de las operaciones militares estadounidenses en Irak es de 3.900 millones de dólares, que no incluye el vinculado a la reconstrucción del país árabe.

Según el administrador de EEUU en Irak, Paul Bremer, la reconstrucción costará entre 50.000 millones y 100.000 millones de dólares.
El problema del costo se ha visto agravado por los recientes episodios de violencia contra los soldados estadounidenses en Irak, lo cual ha impulsado a algunos legisladores a pedir un aumento del contingente militar, lo cual los elevaría aún más.

(EFE)