EEUU señala en Mercosur diferentes enfoques sobre el ALCA

«Tenemos un tratado bilateral de inversiones con Argentina, y algunos de sus vecinos han sugerido que están interesados en lo mismo», subrayó Robert Zoellick, representante de Comercio estadounidense, que negocia en Miami con otros 33 ministros la amplitud y alcance que debe tener un Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA). «Este es un ejemplo de cómo incluso dentro del Mercosur algunos países están dispuestos a avanzar más que otros», añadió, sugiriendo que Washington está dispuestos a ayudarlos aunque sea a nivel bilateral, y no en el marco del ALCA.

Zoellick sostuvo que para obtener más inversiones extranjeras los países latinoamericanos deben aceptar negociar reglas sobre esta área, lo cual es rechazado por Brasil y sus vecinos del Mercosur (Argentina, Paraguay y Uruguay). «Es difícil para mí pensar de algún país latinoamericano que no quiera más inversiones (…) Uno pensaría por ello que negociar el tema de las inversiones (en el ALCA y no en la OMC, como propuso el Mercosur) sería aceptado, pero este es un tema políticamente sensible», indicó.

Estados Unidos se inclina por negociar reglas para servicios, inversiones, compras gubernamentales y propiedad intelectual dentro del ALCA, ya que es difícil que el Congreso estadounidense apruebe un acuerdo que no negocie estos temas. Pero el Mercosur, liderado por Brasil, desea dejar la mayor parte de estas negociaciones a la Organización Mundial de Comercio (OMC), tal como Washington quiere hacer con la eliminación de los subsidios agrícolas internos y las reglas antidumping.

El borrador de la Declaración de Miami presentada por Brasil y Estados Unidos, co-presidentes del ALCA, propone adoptar derechos y obligaciones básicos para los 34 países, pero señala que quien desee puede «acordar beneficios y obligaciones adicionales», por ejemplo a través de «negociaciones plurilaterales dentro del ALCA». Los comentarios de Zoellick sobre las diferencias dentro del Mercosur cobraron un nuevo significado tras su anuncio el martes de que Washington negociará tratados de libre comercio bilaterales con cuatro países andinos, Panamá y República Dominicana.

Estados Unidos ya posee TLCs con Canadá, Chile y México, y se apresta a culminar en diciembre las negociaciones para un acuerdo regional con Centroamérica.
El Mercosur ha quedado aislado, señalan algunos observadores, aunque los funcionarios brasileños lo niegan.

Consultado al respecto, Zoellick afirmó que Estados Unidos no está haciendo nada distinto a lo ya realizado por el Mercosur. «Brasil también lo hace, el Mercosur también lo hace. El Mercosur tiene sus propios acuerdos comerciales con otros en Latinoamérica. Ciertamente no vemos (nuestros TLCs) como acuerdos exclusivos. México tiene un TLC con los países de Centroamérica, Canadá tiene el mismo proceso», sostuvo.

El Mercosur no se siente aislado por la decisión de Estados Unidos de negociar tratados de libre comercio bilaterales, aseguró por su lado uno de los negociadores brasileños del ALCA, Regis Arslanian. «No veo que eso signifique ningún tipo de aislamiento», estimó Arslanian el martes de noche.

«El Mercosur también está haciendo sus acuerdos. El Mercosur también tiene un acuerdo con Perú, con Bolivia, también está negociando acuerdos con la Unión Europea, con Sudáfrica, con China, posiblemente Japón», recordó. «Estados Unidos tiene acuerdos con Chile, y con (Canadá y México en el marco del) NAFTA, y eso nunca perjudicó nuestra participación en las negociaciones del ALCA», añadió el funcionario brasileño.

Las Américas deben terminar las negociaciones del ALCA el 1 de enero de 2005, pero a raíz de sus diferencias el mejor acuerdo que podrían lograr sería uno de alcance reducido, bautizado como «light» por la prensa brasileña.

(AFP)