EEUU ve a Uruguay como un país “seguro” para recibir inversiones

El subsecretario de Comercio Exterior de Estados Unidos, Christopher Padilla, destacó a Uruguay como un país “seguro” para concretar negocios, en el que los inversores hallan “estabilidad, seguridad y predecibilidad”.
En una entrevista con El Observador, Padilla, quien viajó desde su país especialmente para participar del Foro de Innovación de las Américas que se realiza hasta hoy en el hotel Conrad apuntó que no hay “límites” para que el país reciba nuevas inversiones.

El funcionario también habló sobre el TIFA y de las oportunidades que brindan los acuerdos comerciales.

Usted es uno de los funcionarios del gobierno de EEUU encargado de promover el acceso a los mercados.

Estoy aquí manteniendo reuniones con autoridades del gobierno para conversar sobre las formas en que podemos profundizar nuestras relaciones económicas, que ya son muy fuertes. En 2007, por primera vez, el comercio bilateral superó los US$ 1.000 millones.

Se reunió ayer con el ministro de Economía, Danilo Astori.

Sí, y con otros ministros, como el de Industria y el canciller. También pude escuchar el excelente discurso de Tabaré Vázquez. Este es un país que está haciendo todas las cosas correctas. Promueve la competitividad y sirve como modelo para el resto del Hemisferio.

Uruguay y EEUU tienen firmado un acuerdo comercial TIFA. Astori y el nuevo canciller son partidarios de dar un paso más. ¿Se lo plantearon?

Los dos queremos avanzar con nuestras relaciones económicas todo lo que podamos tomando en cuenta las situaciones políticas de ambos países. Hemos tenido primero el Tratado de Protección de Inversiones, ahora el TIFA y espero ver que sigamos teniendo éxitos bajo ese acuerdo y que eso nos permita ver hacia dónde vamos. Entiendo que no debe haber límites predeterminados entre Uruguay y EEUU, sino que la relación debería ser cada vez más profunda.

Aquí se interpretó que a la administración Bush le interesaba tener un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Uruguay porque es una forma de quebrar el Mercosur teniendo en cuenta que Argentina y Brasil son muy críticos de EEUU.

Déjeme decirle muy claramente esto: EEUU no hace acuerdos de libre comercio como una forma de quebrar otras relaciones o acuerdos comerciales. Sólo hacemos TLC con los países para profundizar nuestros vínculos comerciales. En los hechos vemos bien que nuestros socios tengan acuerdos comerciales con otros países, como es el caso de Chile, que tiene más de 40 TLC, además de una asociación con el Mercosur. Eso lo vemos con buenos ojos. El mes pasado estuve en América Central para testear el TLC firmado hace dos años y fue un enorme éxito, promovió la inversión y llevó a un enorme aumento del comercio en ambos sentidos. Nuestro abordaje de los acuerdos comerciales es que no sean excluyentes, sino incluyentes.

Le recuerdo que Argentina y Brasil prácticamente le negaron a Uruguay iniciar negociaciones con EEUU hacia un TLC.

No voy a comentar lo que hacen otros países, pero me parece que la opción del futuro económico de Uruguay queda en manos del pueblo y del gobierno uruguayo, no en manos de otros. Francamente esperaría que otros gobiernos adopten el mismo enfoque que EEUU, es decir, tener un círculo expansivo con un libre comercio cada vez mayor.

Usted habló de que la intención no es quebrar al Mercosur, ¿pero nunca pensaron por ejemplo en proponerle un TLC a Argentina o Brasil que son economías más grandes?

EEUU tiene interés en expandir sus relaciones económicas con prácticamente todos los países del mundo y en cada uno de esos casos vamos a adoptar la fórmula que más se adecúe a la conveniencia de los países.

¿En estas horas tuvo reuniones con empresarios de Uruguay?

Cené con empresarios del área de software y del comercio minorista. Se siente la energía que existe en Uruguay y las ganas de hacer cosas.

¿Usted ve a Uruguay como un país que ofrece seguridades para recibir inversiones?

Sí, hay una gran estabilidad no sólo política, sino física. Es un lugar seguro para hacer negocios y eso buscan los inversores. Estabilidad, seguridad y predecibilidad. El tratado de inversiones entre Uruguay y EEUU ayuda a dar ese clima de estabilidad. Uno de los grandes desafíos en nuestra relación con Uruguay es poner al tanto y concientizar a inversiones y consumidores norteamericanos de las posibilidades que existen acá.

¿Cree que pueden venir nuevas inversiones?

Seguramente. Las oportunidades no tienen límites. Vemos a Uruguay como un país que se está transformando de basar su economía en commodities agrícolas tradicionales a una economía de alta tecnología, como el software, atrayendo a empresas de escala internacional. El país es visto por su oferta de una fuerza laboral educada, seguridad y una ubicación geográfica excelente.

Los empresarios locales se quejan de la política laboral. Dicen que la administración de izquierda favorece a los trabajadores. ¿Los empresarios con los que se reunió llegaron a transmitirle esa inquietud?

Mi mensaje a las empresas es que tienen que saber hacer negocios sin importar que el gobierno sea de izquierda, de derecha o de centro. Lo que debe importar es que haya un compromiso con dos cosas: democracia y libre mercado. Eso es lo que vemos en Uruguay con sus políticas fiscales estables, bien pensadas. Vemos su compromiso con el mercado.